Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los "tigres" tamiles reconocen que "la batalla ha llegado a su amargo final"

Acorralada en menos de un metro cuadrado, la guerrilla tamil declaró hoy que "la batalla ha llegado a su amargo final" y anunció un cese unilateral de los combates ante el derramamiento de sangre en el norte de Sri Lanka.
"Sólo nos quedaba una opción: eliminar la última débil excusa del enemigo para matar a nuestro pueblo. Hemos decidido silenciar nuestras armas", dijo en un comunicado el jefe de relaciones internacionales de la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE), S. Pathmanathan.
"Esta batalla ha llegado a su amargo final. Contra todo pronóstico, hemos contenido a las fuerzas cingalesas (etnia predominante en la isla) sin ayuda, excepto el apoyo sin fin de nuestro pueblo", aseguró el jefe rebelde en la nota, colgada en la página web afín al LTTE, "TamilNet".
El Ejército ceilanés, que acusa a la guerrilla de usar a los civiles como "escudos humanos", ha rehusado una y otra vez declarar una tregua y el LTTE ha seguido combatiendo a las tropas durante semanas pese a su situación de debilidad.
"Tenemos que hacer todo lo que podamos para detener esta carnicería. Si ello significa silenciar nuestras armas y entrar en un proceso de paz, eso es algo a lo que ya hemos accedido", dijo hoy Pathmanathan.
También denunció que en las últimas 24 horas 3.000 civiles tamiles han muerto y otros 25.000 han sufrido heridas y no disponen de "atención médica".
"No aguantamos más ver cómo se derrama la sangre de nuestro pueblo", abundó Pathmanathan, quien lamentó que las potencias extranjeras hayan hecho "oídos sordos" a los llamamientos para detener la "masacre".
Muy diferente es la versión del Gobierno, que horas antes dijo haber "rescatado" en tres días a los 50.000 civiles que el LTTE tenía como "rehenes" en una pequeña franja de territorio en el distrito norteño de Mullaitivu, a pesar de que hasta hace poco sostenía que no más de 20.000 personas se hallaban en la zona.
Días atrás el Ejército había anunciado una ofensiva final contra el LTTE -que etiquetó como "operación de rescate"-, y ambos bandos continuaron con los combates pese a los llamamientos internacionales para conseguir una tregua que salvara la vida de los civiles.
El presidente ceilanés, Mahinda Rajapaksa, ya proclamó ayer, sábado, con una retórica triunfalista, que el LTTE ha sido "derrotado militarmente", y el próximo martes se dirigirá a la nación con un discurso en el Parlamento, según una fuente gubernamental citada hoy por el rotativo local "The Daily Mirror".
Rajapaksa volvió hoy a la isla tras una visita a Jordania y, a su llegada al aeropuerto, "posó su cabeza sobre el suelo y rindió culto a la tierra que él ha liberado del terrorismo", según un comunicado del Ministerio de Defensa.
Un trabajador humanitario sobre el terreno aseguró a Efe por teléfono que la declaración del fin de la guerra por parte del Gobierno podría llegar en los próximos días.
Por el momento el Gobierno no se ha pronunciado sobre el mensaje del LTTE.
Una fuente de Defensa aseguró a "The Daily Mirror" que las tropas aún no han dado con el paradero del líder de los rebeldes, Vellupillai Prabhakaran, aunque ayer un portavoz militar aseguró a Efe que el Ejército está convencido de que sigue en la isla.
La guerra civil de Sri Lanka ha continuado en las últimas semanas pese a los llamamientos internacionales y la visita de diplomáticos: la última de ellas del enviado de la ONU, Vijay Nambiar, que tenía previsto llegar anoche a la isla pero que aún no se ha reunido con las autoridades.
La "ofensiva final" del Ejército coincide con la victoria electoral del Partido de Congreso en la India, uno de los pocos vecinos con margen de maniobra para influir en las decisiones del Gobierno ceilanés.
Aunque el Gobierno indio había lanzado durante la campaña electoral mensajes para mostrar su preocupación por los civiles tamiles -minoría étnica también presente en el gigante asiático-, se ha mantenido relativamente al margen del conflicto.
El LTTE, tachado de "terrorista" una y otra vez por los líderes del Partido del Congreso, asesinó al ex primer ministro indio Rajiv Gandhi en 1991.
El conflicto de Sri Lanka arrancó hace más de un cuarto de siglo y el alto el fuego que rigió sobre el papel entre 2002 y 2008 no sirvió para alcanzar una solución negociada.
El LTTE, bajo otras siglas, nació como un grupo que llevaba a cabo atentados después de que el Gobierno impusiera en la década de 1950 el cingalés como lengua oficial del Estado, algo que junto a otras decisiones soliviantó a la minoría tamil, que se aglomera en el norte y el este de la isla.
Tras constituirse como guerrilla y adoptar su nombre actual, el LTTE empuñó las armas en 1983 en una guerra abierta contra el Ejército de Sri Lanka para conseguir un Estado tamil que ha dejado la muerte de más de 70.000 personas.