Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo tiroteo de policías contra estudiantes vuelve a desatar las alarmas en Guerrero

Los jóvenes alegan que huyeron de los agentes porque tenían miedo de ellos
Agentes de la Policía Ministerial Estatal (PME) de Guerrero, en el sur de México, han disparado contra un grupo de estudiantes que supuestamente no respondía a las señales de alto, lo que ha vuelto a desatar las alarmas en una zona aún sacudida por la desaparición de más de 40 jóvenes en Iguala.
Los estudiantes --un grupo de diez-- regresaban en una furgoneta de Acapulco cuando fueron interceptados en las inmediaciones de la localidad de Chilpancingo. Según las informaciones oficiales consultadas por 'Proceso', los agentes dieron el alto al vehículo después de que éste pasase un peaje.
Los jóvenes, sin embargo, no se detuvieron, según la versión oficial. Los miembros de la PME emprendieron entonces una persecución y terminaron disparando contra ellos, en un tiroteo que concluyó con un estudiante alemán de 25 años herido. Este joven ha sido trasladado a un centro médico de la capital mexicana.
MIEDO DE LOS ESTUDIANTES
Los estudiantes pertenecen al Instituto Tecnológico de Monterrey y entre ellos figuran dos alemanes y otros tantos franceses. Uno de los miembros de este grupo ha relatado a 'Proceso' que los agentes, tras localizarle, le cubrieron la cara con calzado: "Me preguntaban por qué habíamos corrido y dónde estaban las armas".
La versión estudiantil citada por el periódico 'Reforma' recoge que los jóvenes huyeron al pensar que los policías querían asaltar el vehículo.
El ataque de Chilpancingo añade nuevas tensiones a un estado y un país que todavía intenta esclarecer un ataque de policías contra estudiantes 'normalistas' en la ciudad de Iguala. Seis personas murieron y 43 estudiantes están desaparecidos.