Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los titulares de Exteriores de la UE discuten viernes y sábado su respuesta ante posible intervención militar

Ashton invita a Kerry a discutir el sábado la crisis siria con los Veintiocho
Los ministros de Exteriores de los Veintiocho tratarán de consensuar el viernes y el sábado la respuesta de la Unión Europea a la crisis siria ante los planes de intervención militar barajados por Estados Unidos y Francia en respuesta al ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco, durante una reunión informal en Vilna bajo presidencia lituana.
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha sido invitado a la cita de los Veintiocho por la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, para abordar la crisis siria, aunque su asistencia todavía no ha sido confirmada. Kerry participaría en todo caso únicamente en la jornada del sábado de la reunión, según han explicado fuentes europeas.
"Los ministros de Exteriores de la UE discutirán los últimos desarrollos y nuestra respuesta" tras el último ataque con armas químicas, en el que murieron más de 1.400 personas según la inteligencia estadounidense, según avanzó hace días el portavoz de Ashton, Michael Mann.
Los Estados miembros comparten que el último ataque con armas químicas "es un crimen contra la humanidad y una violación del Derecho Internacional" que "no puede quedar impune", según fuentes diplomáticas.
Sin embargo, los Veintiocho están divididos sobre la conveniencia de una intervención militar en Siria sin aval del Consejo de Seguridad de la ONU, opción que abiertamente sólo defienden Reino Unido y Francia, según han explicado fuentes diplomáticas.
Estados Unidos, Reino Unido y Francia han atribuido la responsabilidad del ataque al régimen de Bashar al Assad y han dejado claro que no responder al ataque enviaría la señal al resto de regímenes de que este tipo de acciones quedan impunes, si bien la gran mayoría de países y la propia Ashton han subrayado la necesidad de esperar a que los inspectores de la ONU concluyan sus pesquisas del incidente, a pesar de que no determinarán la autoría del mismo.
Reino Unido ha descartado participar en una intervención militar tras el rechazo de su Parlamento a autorizar tal acción, mientras que otros países como Italia ha dejado claro que no puede haber intervención sin mandato de la ONU y Alemania ha asegurado que no intervendrá en una acción militar en Siria.
El presidente francés, François Hollande, ha dejado claro que París no atacará por su cuenta si el Congreso estadounidense no da luz verde a una intervención liderada por Estados Unidos, que según ha explicado el presidente del país, Barack Obama, sería "limitada" en tiempo y naturaleza para reducir las capacidades del régimen de volver a utilizar armas químicas en el conflicto.
Hollande busca el apoyo de otros socios europeos para la intervención y avanzó que mantendrá reuniones con varios líderes en los márgenes de la cumbre del G-20 que arranca este miércoles en San Petersburgo. "Europa debe unirse en este dossier y lo hará, cada uno en su responsabilidad. Francia aceptará su papel", ha subrayó el martes.
El secretario de Estado de Exteriores, Gonzalo de Benito, acudirá a Vilna en representación de España, dado que el ministro, José Manuel García Margallo, se encuentra de viaje en Argentina.
Los Veintiocho se reúnen en Vilna con la vista puesta en la cumbre del G-20, donde se espera que los líderes aborden la crisis siria y donde Obama prevé reunirse con su homólogo ruso, Vladimir Putin, quien ha avanzado que estaría dispuesto a aceptar una intervención militar si hay pruebas concluyentes de la responsabilidad del régimen en el ataque y lo avala la ONU.
Ashton también cenará este jueves con los ministros de Defensa de la UE en Vilna, que se reúnen en paralelo este jueves y viernes de forma informal, en la que también participará el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, quien ya ha rechazado que la Alianza participe en una intervención militar aunque cuenta con "todos los planes" de contingencia para preparar a Turquía de un eventual ataque de represalia. Ankara, que ha reforzado su frontera con el despliegue de tropas adicionales, ya ha dejado claro que participará en cualquier coalición de países para intervenir en Siria.
Además de Siria, los ministros de Exteriores también abordarán la crisis en Egipto después de que en su última reunión extraordinaria en Bruselas del 21 de agosto acordaran "suspender" los permisos de exportación de armas y equipos susceptibles de ser utilizados para la represión interna y revisar su asistencia militar a Egipto.
También abordarán las perspectivas de sellar acuerdos de asociación y libre comercio con varios países del Este de Europa si cumplen las condiciones para ello, especialmente en el caso de Ucrania.