Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal condena a diez años de cárcel a 'Jihad Jane' por un plan para asesinar a un caricaturista sueco

Un tribunal federal estadounidense ha condenado este lunes a diez años de cárcel a Colleen R. LaRose, que utilizaba el alias 'Jihad Jane' en foros de Internet, por participar en un plan para intentar asesinar a un caricaturista sueco cuyos dibujos sobre el profeta Mahoma ofendieron a la comunidad musulmana.
LaRose se ha declarado culpable de cuatro cargos, incluyendo los de conspirar para ayudar a terroristas para matar a una persona en un país extranjero. Los dibujos de Vilks, en los que presentó a Mahoma con el cuerpo de un perro, desataron una oleada de indignación tras su publicación.
La mujer viajó a Europa en 2008 con el objetivo de matar al caricaturista, si bien no consiguió reunirse con las personas con las que había contactado en Internet, tras lo que regresó a Estados Unidos, donde fue detenida después de que sus planes fueran descubiertos.
"El tribunal no tiene dudas de que, de haber tenido la oportunidad, LaRose hubiera completado la misión", ha dicho la jueza Petrese B. Tucker, según ha recogido el diario estadounidense 'The New York Times'.
LaRose, que ha comparecido portando un velo negro, ha admitido haber querido unirse a la 'yihad' o guerra santa tras ser informaciones sobre palestinos "gritando y llorando". Asimismo, ha dicho sentirse honrada tras ser elegida como la responsable para llevar a cabo el asesinato de Vilks.
"Todo lo que hacíamos era hablar sobre 'yihad'. Hice todo lo que me dijo. Estaba en trance", ha indicado, respecto a la persona con la que contactó a través de Internet. Sin embargo, ha matizado que abandonó la guerra santa tras pasar un tiempo con una familia musulmana en Irlanda que rechazaba un levantamiento armado.
Por su parte, el abogado defensor de LaRose, Mark Wilson, ha solicitado a la jueza que tuviera en cuenta las circunstancias sufridas por su defendida a la hora de emitir el veredicto. Así, ha indicado que LaRose sufrió abusos sexuales por parte de su padre desde los ocho años y que trabajó como prostituta, así como tener un historial de consumo de drogas y enfermedad mental.