Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal federal de Nueva York juzgará al 'cerebro' del 11-S y a otros cuatro imputados

Una de las torres gemelas de Nueva York en el momento en que uno de los terroristas de Al Qaeda estrellaba el avión contra ella. Foto REUTERStelecinco.es
El presunto 'cerebro' de los atentados del 11-S en Estados Unidos, Jalid Sheik Mohamed, y otros cuatro imputados serán juzgados por un tribunal federal, en lugar de una comisión militar, según informa el 'Washington Post'. Los cinco detenidos serán trasladados desde la cárcel en la base militar de Guantánamo a Nueva York,  de acuerdo con declaraciones de una fuente oficial federal.
La esperada decisión, coincide con el deseo del presidente estadounidense, Barack Obama, de cerrar el centro de detención de Guantánamo a principios de 2010, se prevé que sea anunciada este viernes por el Departamento de Justicia, según el diario.
 La comunicación ocurre el mismo día que el consejero de la Casa Blanca Gregory B. Craig, uno de los principales artífices de la política de Obama respecto a Guantánamo, podría anunciar su renuncia.
Mohamed y los otros cuatro imputados en los atentados de 2001 se enfrentaban a la pena capital ante una comisión militar en Guantánamo, serán juzgados ahora ante un tribunal federal.
Esta decisión, sin embargo, no afectará a la gran mayoría de los 215 detenidos que permanecen en Guantánamo, según las fuentes consultadas por el 'Washington Post'.
Algunos responsables de la Administración Obama esperan que hasta 40 de estos detenidos sean juzgados finalmente bien por tribunales federales o comisiones militares.
Entre estos últimos, figura el 'cerebro' del atentado contra el buque de guerra 'USS Cole' en Yemen en 2000, Abd al Rahim al Nashiri.
Otros 90 prisioneros han recibido el visto bueno para ser repatriados o reubicados en un tercer país, según fuentes oficiales, lo que deja unos 75 que seguirán detenidos, al ser considerados muy peligrosos para ser puestos en libertad, aunque  no podrán ser juzgados por falta de pruebas y por los límites en el uso de material clasificado.