Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal egipcio condena a un año de cárcel a un hombre por poner 'Sisi' de nombre a su burro

Un tribunal egipcio ha condenado este lunes a un hombre a un año de cárcel por poner a su burro el nombre de 'Sisi', en referencia al exjefe del Ejército Abdelfatá al Sisi, quien renunció la semana pasada a sus cargos militares para presentarse a las elecciones presidenciales, previstas para los días 26 y 27 de mayo.
El condenado, identificado como Omar Abul Maged, un agricultor de 31 años de edad, protestó el 20 de septiembre de 2013 paseándose en su burro por su localidad natal, Ashraf, tras colocarle un cartel de Al Sisi y ponerle una gorra militar en la cabeza.
La Policía, una vez que tuvo constancia de la acción de protesta tras ser denunciada por varios residentes, arrestó a Abul Maged, quien ha permanecido seis meses bajo custodia a la espera del veredicto, según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.
El golpe militar de julio de 2013 que derrocó al entonces presidente, Mohamed Mursi, supuso el inicio de una persecución contra Hermanos Musulmanes, ahora proscrito por unas autoridades que lo catalogan como grupo terrorista. La semana pasada, un tribunal condenó a muerte a más de medio millar de islamistas por su responsabilidad en la muerte de un policía.
Asimismo, otro tribunal aplazó el martes hasta el 28 de abril el juicio contra el guía supremo de Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y otros 682 miembros de la formación por cargos que incluyen el asesinato. Por último, el fiscal general ordenó el miércoles que 919 miembros del grupo sean juzgados por cargos que incluyen terrorismo y asesinato.
Las críticas por parte de diversas ONG internacionales contra el Ejecutivo interino por sus medidas represivas contra los manifestantes y los opositores y su decisión de catalogar a Hermanos Musulmanes como organización terrorista han sido constantes en los últimos meses.
Las fuerzas de seguridad han matado a miles de seguidores de la organización islamista y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.
La figura de Al Sisi ha sido ensalzada en los últimos meses por el Gobierno y algunos sectores del país, que le han presentado como una figura con respaldo popular y con capacidad para encabezar los esfuerzos para estabilizar el país y devolver la seguridad en todo el territorio, en medio de los últimos ataques terroristas.
Por contra, el jefe del Ejército y ministro de Defensa no cuenta únicamente con la oposición de los Hermanos Musulmanes y otros grupos afiliados, sino también de grandes sectores de los revolucionarios, que le consideran una figura represiva y vinculada con los métodos de la cúpula militar del expresidente Hosni Mubarak.