Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal suspende la destitución del alcalde de Bogotá

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca ha suspendido este jueves la orden de destitución dictada por la Procuraduría General sobre el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, investigado por supuestas irregularidades en la contratación de los servicios de limpieza de la capital colombiana.
La corte ha analizado 36 tutelas interpuestas en favor del alcalde y ha aceptado dos de ellas, lo que supone cancelar la inhabilitación de Petro, suspendida mientras se resolvían los múltiples recursos presentados.
La Procuraduría había determinado que Petro incurrió en "faltas disciplinarias gravísimas" al conceder en 2012 la gestión de la limpieza a una empresa sin experiencia ni capacidad y al no abrir el concurso a firmas ajenas al Distrito de Bogotá. Además, señaló que, al permitir el uso de camiones 'volquetas', no se tuvieron en cuenta los posibles daños para el medio ambiente y la salud de la población.
El Tribunal de Cundinamarca considera ahora que la Procuraduría "desplazó al elector" al cuestionar las decisiones políticas de Petro y su equipo. En este sentido, la Sección Tercera del tribunal ha argumentado que la orden destitución no analizaba la "conducta disciplinaria" de Petro sino sus "políticas públicas".
El abogado de Petro, Julio César Otiz, ha celebrado en declaraciones a Caracol Radio lo que considera un "triunfo del ejercicio del derecho y de la justicia colombiana". El fallo, en su opinión, da "tranquilidad" y permite "que se estabilice el Gobierno local".
En caso de recurso, la pelota pasaría al tejado del Consejo de Estado, que debería pronunciarse en un plazo de 20 días. La última palabra la tendría la Corte Constitucional, que en sentencias anteriores ha avalado la capacidad de la Procuraduría para sancionar a cargos de elección popular, según el periódico 'El Tiempo'.