Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tumba de Neda Soltan, profanada

Seguidores del régimen iraní han profanado por segunda vez la tumba de Neda Soltan, la estudiante que murió tiroteada durante una manifestación contra el Gobierno el pasado mes de junio. Desde ese momento se convirtió en un símbolo para la oposición iraní.
Fotografiadas obtenidas por el periódico británico The Times muestran la lápida, donde se aprecia la cara de Neda, tiroteada. Esta profanación se ha producido incluso aunque hay agentes de seguridad vigilando la tumba para prevenir que se convierta en un santuario.
La familia de Neda ya tuvo que cambiar la lápida el 14 de diciembre después de que fuera destrozada en noviembre. Sus padres descubrieron los nuevos daños el 31 de diciembre, cinco días después de que 'The Times' nombrara a su hija Personaje del Año.
"No la han disparado sólo una vez. Continúan disparándole hasta hoy profanando su tumba", señala el que fuera prometido de Neda, Caspian Makan, que fue encarcelado y golpeado después de la muerte de su novia. Tuvo que abandonar el país.
El régimen iraní no ha escatimado esfuerzos para sugerir que Neda, de 26 años, no fue asesinada por un militante Basij, seguidor de Ahmadineyad, sino por agentes occidentales, enemigos de Irán. Según un nuevo documental producido por la televisión estatal iraní, Soltan era una agente de EEUU y de Gran Bretaña y su muerte fue un engaño. Sugiere que se derramó sangre falsa sobre sí misma mientras yacía en el suelo y que luego fue asesinada a tiros por sus cómplices en el coche que la llevaba, presumiblemente para hacerla callar. El documental acusa, además, al doctor que trató de salvarla de trabajar para Gran Bretaña y de ser uno de los asesinos. El doctor Hejazi considera el documental indignante y está considerando protestar formalmente contra Press TV, el canal en lengua inglesa controlado por el régimen iraní, que emitió el documental.
Neda Soltan fue tiroteada durante la manifestación de Teherán el 20 de junio de 2009, ocho días después de que el presidente Ahmadineyad ganara las elecciones. La oposición insiste en que fueron fraudulentas. Los móviles enviaron los últimos momentos de la joven a todo el mundo, lo que la convirtió instantáneamente en un símbolo de la brutalidad del régimen.
Makan explicó a The Times que, durante sus 65 días en prisión, "la gente del ministerio de Inteligencia me dijo muchas veces que la muerte de Neda había dañado mucho al régimen. A pesar de eso, no se dan cuenta de que continuar matando a más Nedas sólo hace que los iraníes se mantengan más firmes en su lucha".
El régimen iraní, que ha prohibido cualquier contacto con 60 organizaciones occidentales, continúa su campaña de represión sobre los disidentes publicando una lista de webs prohibidas por ser hostiles al Gobierno, al Líder Supremo y los valores islámicos. El fiscal general anunció que se considera ilegal usar software que permita saltarse el bloqueo de las webs prohibidas, mostrar a otros como hacerlo o crear grupos en Internet para minar la seguridad nacional.