Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los últimos enfrentamientos en Siria suman otros 100.000 refugiados

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha informado de que cerca de 100.000 sirios se han convertido en refugiados tras los enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno sirio y las rebeldes en las localidades de Quneitra y Deraa. El CICR ha asegurado haber prestado ayuda de emergencia a más de 510.000 personas junto con la Media Luna Roja y ha reclamado "más ayuda humanitaria" ante la gravedad la situación en Siria.
La jefa adjunta de la delegación del CICR en Siria, Daphnée Maret, ha asegurado que "en Quneitra y Deraa la situación en materia de seguridad sigue siendo inestable". Ha asegurado que "cada vez más gente huye de los enfrentamientos", por lo que "se necesita con urgencia incrementar la ayuda humanitaria".
El CICR, que cuenta con más de 300 colaboradores, presta ayuda a decenas de miles de personas cada mes. Esta organización opera tanto en las zonas controladas por el Gobierno sirio como en el territorio de la oposición y se encarga de abastecer de alimentos y de ayuda médica a los afectados por la guerra. En total, calculan haber prestado ayuda a 510.000 personas desde que empezara el conflicto en marzo de 2011. La mayoría de ellas eran desplazados.
Junto a las autoridades locales, el CICR y la Media Luna Roja han conseguido rehabilitar los sistemas de saneamiento y las redes de abastecimiento de agua para la población de 17 refugios. Los más importantes de ellos son Deir al Zor, con 5.000 refugiados, y Raqqa, donde viven más de 1.200 desplazados. Además, han participado en sistemas de purificación de aguas, como el manantial de Al Figeh, que abastece a más de cuatro millones de personas en los alrededores de Damasco.
La guerra civil siria ha provocado un sinfín de refugiados, desplazados, exiliados y víctimas mortales desde que empezó en marzo de 2011. Tras tres años y medio de enfrentamientos, la situación se ha vuelto todavía más caótica con la irrupción de la organización terrorista Estado Islámico, que amenaza gravemente los Derechos Humanos en el desarrollo del conflicto sirio y la integridad territorial del país.