Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ultras se ponen de moda en Europa

El líder del xenófobo y anti-europeo British National Party (BNP), Nick Griffin, saluda imitando a Churchill en Manchester, tras obtener dos escaños.telecinco.es
Los malos resultados del socialismo europeo, justificados en la abstención, no solo ha beneficiado al Partido Popular Europeo (PPE). Son muchos los partidos ultraconservadores e incluso de ultraderecha que se han hecho con asientos en la Eurocámara, muchos de ellos por primera vez. 
En Reino Unido el UK Independence Party, contrario a la integración de los británicos en la UE, ha quedado en segundo lugar, con el 17,4 por ciento y 13 escaños, por detrás de los conservadores (24 escaños) y por delante del partido laborlista de Gordon Brown (11 escaños).
Además, el ultraderechista British National Party (BNP) ha logrado dos escaños. Su líder, Nick Griffith, que considera la inmigración "una desgracia" aunque niega que sea racista, será eurodiputado. Griffin dirigió durante varios años un semanario antisemita titulado "The Rune", en el que alabó a las SS hitlerianas y criticó a la Fuerza Aérea Británica por haber bombardeado la Alemania nazi.
En Francia, el Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen aunque ha obtenido tres puntos menos que en 2004 -ha pasado del 9,8% al 6,5% de los votos- tiene tres representantes y todo debido a la abstención. En Italia, la Liga Norte de Umberto Bossi ha obtenido el 9,5% de los votos que se traducen en ocho asientos.
En Austria, donde la derecha radical siempre es noticia en las generales, el partido de Hans-Peter Martin ha quedado en tercer lugar con 3 escaños. En Holanda el Partido por la Libertad, contrario a la inmigración, se ha hecho con cuatro escaños.
Este ascenso de la derecha radical se hace más evidente en la Europa del Este. El SNS eslovaco y antihúngaro se ha hecho con un escaño. Mientras, el grupo húngaro Jobbik, contrario a la inmigración, ha logrado 3 escaños.
La Gran Rumanía, de extrema derecha, también ha encontrado su hueco en la Eurocámara . Y en Polonia la formación de la Ley y La Justicia ha obtenido 16 escaños.