Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos veintidós muertos en choques entre rebeldes chiíes y tribus pro gobierno

Policías yemeníes patrullando en Saná. EFE/Archivotelecinco.es
Al menos 22 personas murieron entre ayer y hoy y más de 50 resultaron heridas en enfrentamientos entre rebeldes chiíes y miembros de tribus progubernamentales en el noroeste del Yemen, informaron a Efe fuentes tribales.
Según las fuentes, al menos siete hombres de la tribu Al Aziz y cinco insurgentes chiíes perdieron la vida en los combates librados en los distritos de Harf Sufian y Al Amachia, en la provincia de Amran, vecina a la de Saada, feudo de los rebeldes.
En esos choques armados también resultaron heridas más de 20 personas, precisaron las fuentes.
Además, al menos cuatro rebeldes "hutíes" y seis miembros del clan Al Emar fallecieron y otras treinta personas sufrieron heridas en combates en la provincia de Saada.
Según las fuentes, durante los enfrentamientos se han empleado fusiles automáticos, proyectiles de mortero y granadas RPG.
Las fuentes apuntaron que los últimos combates han sido los más violentos desde que cesó la lucha entre el Gobierno y los guerrilleros chiíes en febrero pasado, tras la firma de un alto el fuego.
Desde que se acordó el fin de las hostilidades, el Ejecutivo de Saná ha acusado a los rebeldes de haber violado el alto el fuego en varias ocasiones.
Los enfrentamientos de ayer y hoy ocurren después de que el pasado día 13 el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, anunciara que había acordado con el emir de Qatar, jeque Hamad bin Jalifa al Zani, reactivar un pacto suscrito entre el Gobierno y los insurgentes en Doha en el 2007.
El conflicto armado entre los "hutíes" y el régimen yemení se remonta a 2004 y desde entonces ha habido enfrentamientos intermitentes entre ambos bandos con períodos intermedios de tregua.
El 11 de agosto del año pasado, el Ejército yemení lanzó una ofensiva por tierra y aire para aplastar a los insurgentes que derivó en unos combates en los que se implicó Arabia Saudí y que causaron centenares de muertos y miles de desplazados.
Las autoridades acusan a los insurgentes de intentar restablecer una monarquía que estaba vigente en esa región hasta la revolución de 1962. Los rebeldes pertenecen a la secta Zaidi, una de las más moderadas entre los chiíes.