Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La venta de vírgenes, un reclamo turístico

En Rusia tres mil niños mueren al año víctimas de la explotación sexual. La venta de vírgenes se ha convertido en un reclamo para el turismo sexual de menores en este país. Informativos Telecinco cuenta el caso de una falsa agencia de modelos para captar a menores.
Aquí se narra el caso de una de estas agencias que la policía rusa no ataca con contundencia. Los menores tienen entre ocho y 14 años son tanto niñas como niños y son secuestrados con falsas promesas. Las chicas se dejaban convencer para salir de la pobreza y también en busca de glamour y fama.
Los propios niños han de pagar unos 90 euros al mes para recibir supuestamente clases para aprender a desfilar y llegar a convertirse en modelos. Los clientes pagaban 200 euros por la virginidad de un menor de 14 años y 1.300 si sólo tenía diez. Los clientes eran rusos, pero también turistas sexuales de Suecia Finlandia o Alemania.