Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El viceministro de Salud afirma que se han detectado los dos primeros casos probables de chikungunya

El viceministro de Salud de Argentina, Jaime Lazovski, ha afirmado este lunes que se han detectado los dos primeros casos probables de fiebre chikungunya en el país, al tiempo que ha indicado que hay además otros dos casos sospechosos, según ha informado el diario argentino 'Clarín'.
"El sistema de salud detectó ya dos casos probables de fiebre chikungunya: son dos personas que habían viajado a República Dominicana y que residen en Florencia Varela y en la ciudad de Buenos Aires", ha detallado.
"En ambos casos, ya hubo una prueba de anticuerpos que dio positivo. Para la confirmación del diagnóstico de laboratorio sería necesario realizar una prueba de neutralización de anticuerpos que aún no está disponible en el país, ya que el virus nunca circuló aquí", ha agregado.
Por su parte, los dos casos sospechosos siguen a la espera de los resultados de las analíticas. Se trata de dos personas que viajaron a República Dominicana y regresaron a la provincia de Río Negro.
"En los cuatro casos, las personas fueron aisladas en sus casas, y se hizo bloqueo con limpieza de los lugares cercanos para evitar que haya mosquitos en la zona que transmitan el virus chikungunya", ha manifestado Lazovski.
El chikungunya es un virus que causa fiebre alta, dolor de cabeza, dolores en las articulaciones y dolor muscular, unos tres o siete días después de ser picado por un mosquito infectado. La enfermedad rara vez puede causar la muerte, pero el dolor en las articulaciones puede durar meses e incluso años para algunas personas.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las complicaciones son más frecuentes en niños menores de un año y en mayores de 65 años, sobre todo si se padecen enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión. Por el momento no existe un tratamiento específico ni una vacuna disponible para prevenir la infección de este virus.
El origen de esta palabra viene de la lengua africana makonde, que quiere decir "doblarse por el dolor". Este virus fue detectado por primera vez en Tanzania en 1952. A partir de 2004, ha habido brotes intensos y extensos en África, las islas del Océano Índico, la región del Pacífico, incluyendo Australia y el sudeste asiático (India, Indonesia, Birmania, Maldivas, Sri Lanka y Tailandia).
El virus se transmite a través de la picadura de mosquitos Aedes aegypti, que también puede transmitir el dengue y la fiebre amarilla, y está presente en las zonas tropicales y subtropicales de las Américas, y el Aedes albopictus, que se encuentra en áreas más templadas, extendiéndose desde la costa este y estados del sudeste de Estados Unidos hasta las provincias del norte de Argentina).
La OMS ha dejado claro que el chikungunya no se transmite por abrazos, besos, por los alimentos o por el aire que respiramos por lo que no es posible la transmisión de persona a persona. El virus necesita un vector --un medio de transporte-- que en su caso es el mosquito.
El ciclo de transmisión se inicia cuando los mosquitos pican a una persona con chikungunya en los días que tiene fiebre. En los diez días siguientes el virus se multiplicará en las glándulas salivales de los mosquitos y estará listo para transmitir la enfermedad a las personas que pique, que empezarán a tener síntomas tras entre tres y siete días de incubación.