Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El futuro vicepresidente para Euro cree que los ajustes ya se han completado y defiende subir salarios

Apuesta por sustituir la troika por una estructura más democrática que permita rendir cuentas
El futuro vicepresidente de la Comisión para el Euro y el Diálogo Social, el conservador letón Valdis Domvrovskis, -considerado un abanderado de la austeridad y aliado de Alemania- ha dicho este lunes en su audiencia de confirmación ante la Eurocámara que los Estados miembros ya han completado la mayor parte de los ajustes exigidos por la crisis y que ha llegado el momento de impulsar el crecimiento con medidas como aumentos salariales.
"En general, en la UE hemos terminado el ajuste presupuestario y debemos concentrarnos en el lado de la demanda de la economía, incluyendo con un aumento de los salarios, por supuesto en línea con la productividad", ha sostenido Dombrovskis en su comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.
"Lo que la nueva Comisión ve como prioridad es facilitar el crecimiento económico y la creación de empleo proporcionando más inversión", ha resaltado el futuro vicepresidente. El candidato letón ha pedido que "no se minimice" el plan de inversión por valor de 300.000 millones de euros que prepara el presidente electo del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, que según ha asegurado no consistirá en "reciclar dinero viejo" sino que será "una propuesta ambiciosa con impacto real".
Dombrovskis ha asegurado no obstante que "la política de austeridad es una consecuencia de la crisis" y no su causa. "Los países sufrían profundos desequilibrios macroeconómicos, incluido mi propio país, Letonia, se les cortó el acceso a los mercados financieros y tuvieron que actuar de forma muy rápida e inmediata", ha señalado.
En todo caso, el futuro vicepresidente para el Euro ha admitido que "retrospectivamente se pueden encontrar unos cuantos errores de política" en la gestión de la crisis de deuda. "Ahora tenemos que examinar cómo afrontar estos errores para evitar un escenario de crecimiento muy débil o incluso estancamiento y convertirlo en un escenario de crecimiento sostenible", ha apuntado.
Dombrovskis ha dicho además que su intención es convertir en el futuro a la troika (responsable de gestionar los rescates y formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) "por una estructura más legitimada democráticamente y que rinda cuentas". Y ha prometido examinar el impacto social y en el empleo de cualquier futuro programa de rescate a un país de la eurozona.
El comisario letón ha eludido precisar cómo se repartirá las tareas con el comisario designado de Asuntos Económicos, el socialista francés, Pierre Moscovici, ni quién de los dos asumirá la representación exterior de la eurozona. "Lo vemos como un trabajo colegial y no de estructuras subordinadas", ha dicho Dombrovskis. "No implica de ningún modo microgestionar el trabajo del comisario", ha insistido.