Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicepresidente cree que antes de hablar con las guerrillas Santos debería hacerlo con los actores sociales

El vicepresidente de Colombia, Argelino Garzón, se ha mostrado crítico con la decisión del presidente, Juan Manuel Santos, de iniciar un proceso de paz con las guerrillas y ha considerado que antes debería hacerlo con las organizaciones sociales.
"Si el presidente dialoga con las guerrillas mucho más debe dialogar con las organizaciones sociales", ha considerado. En concreto, ha apuntado a Marcha Patriótica, fundada recientemente por la ex senadora del Partido Liberal Piedad Córdoba, cuyos miembros están bajo la sospecha de estar vinculados a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
En la misma línea, ha señalado que Santos debería hablar con su antecesor en el cargo Álvaro Uribe (2002-2010), "para reconciliarse". "Creo que sería bueno para el país", ha dicho Garzón, en declaraciones recogidas por Caracol Radio.
Interrogado sobre el motivo de sus críticas a Santos, el 'número dos' del Gobierno ha contestado: "A mí no me eligieron vicepresidente para decirle al presidente lo que sus castos oídos quieren escuchar. Se equivocan quienes creen eso".
En este sentido, Garzón ha adelantado que seguirá aconsejando al mandatario "en bienestar de los menos beneficiados, no solo de la gente rica".
RELACIONES TURBULENTAS
El presidente anunció el pasado lunes que el Gobierno ha mantenido "conversaciones exploratorias" con las FARC para "buscar el fin del conflicto" y abrió la puerta a la participación del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en un eventual proceso de paz.
Desde entonces Uribe ha criticado duramente al Gobierno, acusando a Santos de ser "permisivo" con los terroristas y advirtiendo de que el proceso de paz tendrá un "alto coste" para el país, ya que permitirá fortalecerse a los grupos armados, como han demostrado experiencias anteriores.
Asimismo, ha advertido en contra de la participación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en el proceso de paz, aseverando que el líder socialista solamente intervendrá para adjudicarse el mérito de que sentó a negociar al Gobierno colombiano y a las guerrillas de cara a su reelección.
A pesar de que Uribe designó a Santos como candidato presidencial del Partido de la 'U', al que ambos pertenecen, después de que la Corte Constitucional le prohibiera aspirar a un tercer mandato consecutivo, desde que su pupilo asumió el poder, en agosto de 2010, su relación bilateral ha empeorado sustancialmente.
Los factores determinantes han sido la normalización de las relaciones colombo-venezolanas, de la que se encargaron Santos y Chávez, y la estrategia de seguridad del Gobierno, que, según denuncia, ha dado aire a los grupos armados.