Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicepresidente iraní no espera resultados de Ginebra II porque faltan actores "con influencia"

El vicepresidente iraní, Mohamad Ali Najafi, ha expresado su pesimismo acerca de los resultados que puedan alcanzarse en la cumbre de paz sobre Siria ya que faltan actores "con influencia" como Irán y, en cambio, han acudido grupos "muy radicales" que "obstaculizarán" cualquier acuerdo.
Najafi ha defendido, durante una rueda de prensa con motivo de su visita a España, el papel desempeñado por Irán durante el conflicto sirio, iniciado hace casi tres años y que se ha cobrado más de 100.000 vidas.
En este sentido, ha insistido en que la posición de Teherán "siempre ha sido clara" y pasa por defender una "convivencia" entre las partes y que sean los propios sirios quienes decidan su futuro. Najafi ha advertido de que la solución al conflicto no es "militar", sino política.
Irán, gran ausente de la conferencia de paz celebrada este miércoles en Suiza, veía con "esperanza" este encuentro, pero ahora no es "muy optimista". "No todos los grupos con influencia están presentes", ha apuntado Najafi, quien acto seguido ha criticado que sí figuren en la lista grupos de la oposición "muy radicales" que "obstaculizarán cualquier acuerdo".
El vicepresidente iraní ha subrayado que su Gobierno "nunca" ha planteado "ninguna condición" para acudir a la conferencia de paz, ni tampoco ha "aceptado" que otras partes quisieran imponerlas. Teherán tenía asumido que su participación --cuestionada sobre todo por Estados Unidos y la oposición política siria-- no estaba garantizada.
No obstante, Najafi ha lamentado que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, haya cedido a las "presiones" y haya retirado en el último momento la invitación que había extendido a Irán días antes para acudir a la cumbre.
Sobre el papel que debe desempeñar el presidente sirio, Bashar al Assad, en el futuro político de su país, el vicepresidente iraní ha subrayado que no corresponde a Teherán pronunciarse. "No somos nosotros los que tenemos que decidir", ha declarado, a través de un traductor. Para Najafi, es "la sociedad siria la que tiene que decidir" y ha pedido que sea "cuanto antes".
POLÉMICA NUCLEAR
Irán y las potencias del 5+1 --Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania-- sellaron este mes un acuerdo por el cual Teherán se compromete a frenar su polémica industria nuclear y aclarar las dudas que suscita a cambio de la reducción de sanciones internacionales.
Najafi ha aplaudido la revisión de los castigos por parte de la Unión Europea y ha destacado los pasos "positivos" dados en este sentido. Irán encara esta nueva fase de consolidación "con seriedad y esperanza" y, según su vicepresidente, tratarán de seguir avanzando en futuras reuniones como la que mantendrá la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, y el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif.
La llegada de Hasán Rohani a la Presidencia de Irán ha supuesto un giro en la política exterior de la República Islámica y se ha traducido, en los últimos meses, en "muchos" gestos tanto en política exterior como interior, ha recalcado Najafi, que prevé "nuevas aperturas" durante los próximos años.
El vicepresidente iraní ha destacado que estas nuevas políticas cuentan con el "apoyo popular", lo que facilita estos cambios. Sin embargo, no ha querido avanzar ninguna medida concreta en materia interna y, a la pregunta de si el Gobierno estudia gestos como la liberación de dirigentes opositores, se ha limitado a apuntar que depende del "ambiente" y de que se llegue a un "equilibrio".