Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una víctima de James Holmes, el asesino de Denver, muestra sus heridas

Carli Richards, víctima del James Holmestelecinco.es

Carli Richards muestra frente al espejo las heridas que le causó James Holmes cuando entró en la sala de cine en la que estaba viendo Batman y empezó a disparar. La joven quiere que el asesino de Denver sea condenado a muerte. Holmes, que mató a 12 personas y dejó heridas a varias decenas, podría enfrentarse a la inyección letal.

Carli Richards sufrió docenas de disparos en su cuerpo cuando Holmes entró en la sala de cine. Se ha fotografiado ella misma frente al espejo para mostrar las heridas de su brazo derecho, sus piernas, su pecho y espalda.
Richards estaba en el cine viendo Batman con su novio, Chris Townson, cuando Holmes entró en la sala y comenzó su masacre. Ahora la joven habla para pedir para su agresor la pena de muerte. “Tuve tantas agujas en mi cuerpo ese día que sé que una aguja no causa tanto daño”, dice la joven en declaraciones al diario Daily Mail.
La joven ha narrado como al principio pensó que se trataba de un simple truco publicitario. “En seguida me di cuenta que habían lanzado gas lacrimógeno y que aunque fuera una broma de mal gusto había que correr”. Ella y su pareja, que han estado en la marina de EEUU, pudieron salir rápidamente del cine.
Al llegar al coche, Richards se dio cuenta de la sangre y siguió pensando que se trataba de algún líquido propio de una broma. Tardó unos segundos en sentir dolor y darse cuenta de sus heridas. Tenía decenas de heridas de perdigones.
Esta semana Holmes fue acusado de 24 asesinatos y 116 intentos de asesinatos. Los fiscales tienen 60 días para decidir s van a pedir la pena de muerte.