Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"La vida castiga a quien llega tarde"

Mijail Gorbachov sentenció a Honecker en la celebración del 40 aniversario de la RDA: "la vida castiga a quién llega tarde".telecinco.es
"Cuando una dictadura abre una rendija, ya no hay forma de controlarlo". Walter Momper, alcalde de Berlín desde 1989 hasta 1991, analiza así lo ocurrido en Alemania aquel año. La RDA era el símbolo del comunismo. Momper y los corresponsales que cubrieron aquella etapa histórica reunidos en Oviedo por la concesión del Premio Príncipe de Asturias coinciden en que régimen dirigido por Erich Honecker estaba en bancarrota en el momento de su caída y las manifestaciones de los alemanes orientales agrietaron un Muro que les había encerrado durante 28 años en una prisión abierta. Mijail Gorbachov sentenció a Honecker en la celebración del 40 aniversario de la RDA: "La vida castiga a quien llega tarde".
Berlín quedo dividida en cuatro sectores después de la Segunda Guerra Mundial. Durante 40 años, fue el escenario donde se enfrentaron el capitalismo y el comunismo. El 13 de agosto de 1961 ante el abandono masivo de ciudadanos del Este, el régimen comunista de la RDA construyó el 'Telón de Acero' que encerró a los alemanes orientales.
La caída del Muro fue una sorpresa para el mundo. Sin embargo, la apertura de fronteras en Hungría aquel verano, la masacre de Tiananmen o la Primavera de Praga en el 68 habían sido síntomas del malestar ante los regímenes comunistas. "Todo fue el proceso previo que llevó a la revolución pacífica de 1989", explica Klaus Woweit, actual regidor berlinés.
 "Ich bin ein Berliner"
 "Ich bin ein Berliner". Bajo ese lema, el presidente John Kennedy unió en 1963 las voces internacionales que defendían el fin de la división y se comprometió con el sufrimiento germano. Los alemanes orientales vivían al final del régimen inmersos en dos mundos. Por el día, eran ciudadanos de la RDA, un país comunista. Por la noche, se encerraban en sus casas para ver el mundo occidental a través de la televisión. Erich Honecker, jefe de Estado de la RDA, se enrocó en el poder y defendió hasta su salida del poder la división.
Si Kennedy unió el sentimiento de apoyo a un país dividido. Mijail Gorbachov sentenció al caduco Honecker. "La vida castiga a quien llega tarde". Esa frase fue pronunciada por el impulsor de la 'Perestroika', proceso aperturista en la URSS, en el discurso del 40 aniversario de la RDA. Honecker no entendió aquella sentencia premonitoria menos de dos semanas antes de su destitución y un mes antes de la caída del 'Telón de Acero'.
El hundimiento del comunismo comenzó con la llegada al poder en la URSS de Andropov y se afianzó con Gorbachov. Ambos pretendieron abrir y reformar l sistema. "No querían abandonar el comunismo, querían reformarlo. La libertad de Alemania del Este se fragua en el Kremlim", expone uno de los corresponsales españoles que siguió en Berlín aquellos acontecimientos.
¿Dejó caer Mijaíl Gorbachov la RDA?
"La URSS dejó caer a Alemania del Este ya que sólo tenía sentido como país enfrentado a la RFA. La RDA era la gran trinchera de la Guerra Fría, el lugar donde los dos bloques se miraban", explica Woweit. El entonces alcalde Walter Momper también dicta sentencia ante la pregunta. "Alemania Orienta estaba al final económicamente, ya no se podía mantener ni mantener la RDA".