Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La violencia deja 17 muertos y restringe la participación en los comicios de Bangladesh

Al menos 17 personas han fallecido en diferentes incidentes violentos registrados en Bangladesh durante la celebración de las elecciones de hoy, marcadas por la baja participación, según informaron medios nacionales y la comisión electoral.
Dos simpatizantes del opositor Partido Nacional de Bangladesh (BNP), que ha boicoteado los comicios, han fallecido en Feni, donde otros 12 activistas de esta formación han resultado heridos por disparos de la Policía cuando intentaban robar urnas de un colegio electoral.
Otras dos personas --un miembro de las fuerzas de seguridad del Ministerio del Interior, los Ansar, y un líder local progubernamental-- fallecieron en un enfrentamiento con miembros de la oposición.
Dos miembros de Jamaat-Shibir (partido islamista afín al BNP) fallecieron y otros 20 resultaron heridos en Rangpur, también por disparos de la Policía, cuando intentaban prender fuego a una escuela donde se iba a proceder a la votación. Otros dos islamistas fallecieron en Nilphamari.
También se tiene constancia de otros cinco muertos en Thakurgaon y de otros cuatro fallecidos en las localidades de Laxmipur, Lalmonirhar, Chittagong y Naogaon, respectivamente.
La violencia ha obligado además a suspender la votación en más de 150 colegios electorales, y gran parte de los ciudadanos han decidido quedarse en sus casas por miedo a los incidentes, tal y como admitió el jefe de la Comisión Electoral, Kazi Rakibuddin Ahmed, en declaraciones recogidas por el 'Bangladesh Independent'.
El BNP, que ha tachado de "farsa" los comicios, se la limitado a declarar que "el pueblo ha rechazado estas elecciones y con ello ha garantizado la derrota del Gobierno", según declaró su secretario general en funciones, Mirza Fakhrul Islam Alamgir.
La ausencia del BNP ha disparado las alarmas en la comunidad internacional sobre la legitimidad de los comicios y en la población del país sobre su futuro, lastrado por la violencia política y la parálisis económica en el empobrecido país surasiático donde viven 160 millones de personas.
Así las cosas, todo apunta a que la Liga Awami de la primera ministra, Sheij Hasina, arrasará en los comicios, pero se desconoce qué sucederá después. Las huelgas convocadas por el BNP ya han paralizado la industria textil del país, principal fuente de beneficios al conformar el 80 por ciento de las exportaciones nacionales. A ello se suma un nuevo brote de violencia como el que se ha cobrado las vidas de más de un centenar de personas, sobre todo en zonas rurales, durante las semanas previas a los comicios.
Además, las condenas a muerte emitidas por Tribunal de Crímenes Internacionales de Bangladesh contra los líderes del partido Jamaat-e-Islami, aliado islamista del BNP, en relación a las atrocidades cometidas durante la guerra de la independencia contra Pakistán, en 1971, contribuyen igualmente al clima de tensión.