Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un transexual da luz a una niña después de quedarse embarazado durante su tratamiento

Transexual islandés da a luz a una niñatelecinco.es

Trece de abril de 2016, un día que no olvidará nunca Henry Steinn, un islandés de 19 años que ha tenido a su hija tras detener su proceso de hormonización. El joven transexual conoció la noticia de su embarazo una semana antes de empezar a tomar testosterona, aún así sin pensarlo decidido tenerla el bebé con su pareja. 

Henry Steinn tiene 19 años y vive en una localidad remota de Islandia. Su temprana edad no la ha impedido experimentar importantes cambios en su vida. Hace un año decidió comenzar un proceso de hormonización para convertirse en lo que desde su infancia sentía que era, un hombre, pero a una semana de inicar la terapia fue sorprendido con una inesperada noticia: estaba embarazado.
Según ha contado al medio local Gay Islandia, a Steinn le comunicaron que estaba embarazado una semana antes de empezar a tomar testosterona. A pesar de las ganas que tenía de ser un hombre, el deseo por tener un bebé con su novio, Thórir Leo Petursson, fue mayor y decidió posponer el proceso hormonal, ya que podía ocasionar problemas al feto.
"Fue un poco de shock cuando empecé a sospecharlo, pero muy pronto me di cuenta de la oportunidad que tenía de tener a mi propio bebé", ha revelado el joven a los medios. Un anhelo que se hizo realidad el pasado 13 de abril cuando dio a luz a una niña a través de cesárea.
A pesar de querer convertirse en un hombre, la intención de Stein es dar el pecho a su hija hasta que sea necesario. Aún así, no ha renunciado a su sueño de ser plenamente un varón, por lo que reanudará el tratamiento hormonal en cuanto pueda.
Stein y su pareja viven en una pequeña localidad norteña de Islandia de 200 habitantes cuyo nombre es Arskogssandur. A pesar de vivir en una pequeña localidad, el joven jamás se ha sentido descriminado por ser lo que es: "nunca he experimentado ningún prejucio", afirmaba al Mirror. Una tolerancia que lamentablemente no existe en muchos puntos del planeta ni de España.