Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la lista de boda...a las de divorcio

Primero el alegrón de organizar la boda y preparar la lista de regalos. Ahora, los que se divorcian en Reino Unido también tendrán su pequeño consuelo, una lista de obsequios para que los amigos ayuden a superar el dolor de la ruptura. Es la estrategia comercial de una cadena británica que en tiempos de crisis agudiza el ingenio para encontrar un filón donde pescar ganancias.
Debenhams anunció el lanzamiento de su servicio de lista de regalos de divorcio que se pone a tono con los nuevos hábitos de las tarjetas de felicitación, fiestas y tartas para celebrar los divorcios, aunque también pretende ofrecer ayuda a aquellos que han tenido que dividir sus bienes.
 "Un divorcio supone que uno de los miembros de la pareja va a dejar la casa marital, y por lo tanto se va a quedar sin cosas básicas en su nuevo hogar", según explicó Peter Moore, responsable de ventas de la empresa.
"El divorcio puede ser un momento caro y registrarse para una lista de regalos de divorcio significa que la familia y los amigos pueden ayudar a los recién separados a empezar su nueva vida", añadió.
El bufete londinense Lloyd Platt & Company señaló antes de las Navidades que se habían visto inundados de llamadas después de empezar a ofrecer tarjetas regalo con la asesoría de divorcio.
Los objetos de la lista de divorcios son variados y van desde utensilios, cubertería, vajillas, cristalería, ropa de cama, toallas y pequeños electrodomésticos hasta tostadoras o microondas.
Además de cosas prácticas, como camisas que no necesitan plancha, grandes televisiones de plasma y juegos de ordenador para olvidar. De acuerdo a los datos de la Oficina de Estadística británica, es probable que el 45 por ciento de los matrimonios británicos termine en divorcio.