Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todo listo para el campeonato con más cambios en la historia de la Fórmula Uno

El Mundial que comienza este domingo en el circuito australiano de Albert Park será recordado como el campeonato con más cambios de los disputados hasta ahora. Los monoplazas han 'mutado' radicalmente, tanto en su exterior como en su interior. Algo con lo que se pretende aumentar la igualdad entre todas las escuderías y la emoción de cara a los espectadores. Además, ha habido una drástica reducción del presupuesto de los equipos.
La revolución podía haber sido aún mayor si Bernie Ecclestone hubiera logrado, con la complicidad del Consejo Mundial de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), su objetivo de dar el título mundial al piloto que ganara mas carreras. Esta decisión, contestada por la Asociación de Equipos de Fórmula Uno (FOTA) por haberse realizado fuera de plaza, a menos de 20 días del inicio del mundial, será aplicada la próxima temporada.
Los cambios realizados en los coches para la presente temporada son los siguientes:
Los 'slicks' proporcionan más adherencia a los monoplazas
Neumáticos: Después de diez temporadas corriendo con los neumáticos con canales se vuelve a los lisos, que proporciona un 20% más de adherencia, para compensar la reducción aerodinámica. Para distinguir el compuesto más blando, Bridgestone, que continúa siendo el suministrador único, pintará en el lateral una banda verde.
 
 
El Sistema de Recuperación de Energía Cinética
KERS: Las siglas KERS corresponden a Sistema de Recuperación de Energía Cinética. La energía que se produce con el frenado de los coches se transforma en electricidad y se acumula en unas baterías que proporcionan potencia extra de 80 caballos durante 6.6 segundos, que sólo se pueden utilizar una vez por vuelta. Uno de los inconvenientes que tiene este sistema es el peso de las baterías, unos 50 kg, así como su colocación, lo que ha obligado a los pilotos a cuidar mas su forma física y perder peso. Para la primera prueba de Australia tan solo las escuderías Renault y Ferrari han anunciado que lo van a utilizar.
 
Menos revoluciones en los motores para esta temporada
Motores: Los motores han visto rebajadas sus revoluciones de 19.000 a 18.000, ya que esta temporada tendrán que durar el doble de kilómetros que la anterior, ya que en los entrenamientos de los viernes se deberá utilizar el mismo propulsor que para el resto del fin de semana y no como ocurrió el pasado año, que era libre. Cada piloto dispondrá de ocho motores para toda la temporada y cada cambio extra, superadas las ocho unidades, será penalizado con diez puestos en la formación de salida o al final de la formación de salida si se realiza después de la sesión de clasificación.
 
Los alerones, la prueba más evidente del cambio de aerodinámica
Aerodinámica: Se suprimen todos los apéndices que rodeaban el habitáculo. El alerón delantero es más bajo, de 150 a 75 mm y mas ancho, pasa de 1.400 a 1.800 mm. El alerón trasero se sitúa esta temporada más alto, a 150 cm. y más estrecho, pasa de 100 a 75 cm. El principal conflicto que enfrenta a los equipos es el difusor trasero, que se corta a la altura del eje trasero, y que es más ancho y más corto. Brawn GP, Toyota y Williams, están en el punto de mira del resto de los equipos y no se descarta que en Australia se presente alguna reclamación oficial contra estos. En cualquier caso parece claro que la FIA, tarde o temprano, deberá intervenir.
 
Los entrenamientos, muy reducidos a causa de la crisis
Entrenamientos: Los entrenamientos se han reducido de una forma drástica ya que desde una semana antes al inicio del mundial hasta el 31 de diciembre están prohibidos y este invierno la limitación ha sido de 15.000 kilómetros, cifra a la que no se ha acercado ningún equipo, en parte debido al mal tiempo y a un máximo de cuatro motores por piloto.
 
 
La normativa para el Safety Car también ha cambiado
Safety Car: Para evitar los problemas que había causado la salida a pista del coche de seguridad cuando coincidía en tiempo con las operaciones de repostar y por lo que habían sancionado a muchos pilotos, a partir de este año la calle de garajes estará siempre abierta. Si sale el coche de seguridad a la pista los pilotos, controlados por un GPS, tendrán un tiempo mínimo para llegar a la calle de garajes y si lo hacen antes del mismo es cuando serán penalizados.
 
 
JNP