Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre esconde a su bebé en el equipaje de mano para no pagar su billete de avión

Avión de Air Francetelecinco.es

Hay numerosas restricciones sobre el contenido del equipaje de mano en un avión, aunque en ocasiones son saltadas de forma sorprendente. El pasado lunes, una mujer procedente del Aeropuerto Internacional Atatürk de Estambul viajaba hacia París con su hijo de un año dentro de la maleta de mano. Fue un pasajero quien alertó a la tripulación del descubrimiento que comprobaron que el menor no tenía billete. En el aterrizaje en la capital francesa las fuerzas de seguridad se hicieron cargo de madre e hijo. 

La tripulación del vuelo de Air France AF1891 nunca olvidará el trayecto entre Estambul y París de la noche del pasado 7 de marzo. Según informa el portal inglés Mirror, el trayecto se estaba llevando con normalidad cuando un pasajero observó cómo el equipaje de mano de una mujer, vecina de fila, "respiraba". Como si fuera inhalaciones y exhalaciones la maleta de tela parecía cobrar vida, sorprendido ante tal descubrimiento rápidamente alertó a las azafatas que no dudaron en acercarse a la pasajera.
Lo que descubrieron impactó a toda la tripulación, un bebé de apenas un año de edad les miraba curiosamente desde dentro de la bolsa. La mujer que se encontraba sentada en la cola del avión fue acompañada junto a su hijo a la parte delantera, dónde se comprobó que el menor no tenía billete. El elevado coste del ticket sería el motivo por el cual, la mujer habría arriesgado la vida de su vástago. Y es que según política de Air France, los niños menores de 15 años sólo tendrán un descuento del 33% en viajes de media y larga distancia.
Un portavoz de la compañia aérea ha comunicado que en el momento del hallazgo el avión estaba en mitad del vuelo, por lo que los pilotos decidieron proseguir el viaje, aunque "la empresa solicitó la presencia de las autoridades francesas" a la llegada al aeropuerto de Charles de Gaulle en París. Según fuentes de la empresa, se estaría llevando a cabo una investigación para esclarecer el incidente, el cuál no fue comunicado al pasaje por "su tranquilidad".