Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mal perder de Cristiano Ronaldo

 Cristiano Ronaldo pasó de formar fugaz por la zona mixta del Green Point sin querer hacer declaraciones después de la eliminación de u  de su selección ante España.
Los periodistas insistieron y le preguntaron: ¿cómo explica la derrota a los aficionados portugueses?, a lo que el jugador contestó de forma escueta: "Hablen con Queiroz...", según publica 'record.xl.pt'. Después abandonó rápidamente la zona. Posteriormente, y ya en frío, Cristiano aseguró a AS que el entrenador no era el único culpable de la eliminación: "la culpa es de Queiroz, pero también de los jugadores".
Cristiano estuvo nuevamente desconectado del resto del equipo y apareció sólo cuando había algún tiro libre. La jornada empezó mal para el temperamental jugador. El primer balón que recibió fue un saque largo del arquero, que podía generar un buen contragolpe, y Cristiano no lo pudo dominar. Poco después el árbitro argentino Héctor Baldassi no cobró lo que parecía una falta clara contra Cristiano y el portugués no ocultó su enojo.
La escena se repitió otras dos veces a lo largo del encuentro, en el que el silbato hizo seguir el juego ante algunas jugadas que parecían falta. Promediando el primer tiempo Cristiano encabezó un contraataque y tropezó con la segura marca de Sergio Ramos, que se barrió y lo despojó del balón. La aparición más importante de Cristiano fue cuando ejecutó un tiro libre desde 37 metros en el primer tiempo.
Era pelota fácil de Iker Casillas, pero el balón Jabulani bajó de repente y casi se le mete. El arquero, no obstante, reaccionó y lo rechazó. Poco antes Cristiano había ejecutado otro tiro libre desde 25 metros y su envío salió totalmente desviado. En el segundo tiempo Cristiano casi no se vio. El fiasco del Mundial redondeó una temporada para el olvido, en la que Cristiano no ganó nada con su nuevo club, el Real Madrid, que vio cómo el Barcelona se llevaba su segunda liga española consecutiva.
El Mundial representaba además una oportunidad para Cristiano de discutirle al argentino Lionel Messi su condición de mejor jugador del mundo. El portugués, sin embargo, no hizo nada por destronar al delantero del Barcelona.
La intrascendencia de Cristiano y del inglés Waynen Rooney fueron dos de los grandes misterios del Mundial. Rooney también pasó sin pena ni gloria, sin aportar nada para evitar que Inglaterra fuese eliminada en octavos de final por Alemania.