Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En manos del Dios Otto

Otto Rehhhagel, seleccionador griego. Foto: archivotelecinco.es
Otto Rehhhagel en para los griegos lo mismo que Maradona para los argentinos. Y eso es decir mucho. De la mano del técnico, que los hizo Campeones de Europa en 2004 los helenos afrontan su segunda participación en un Campeonato del Mundo.
La clasificación no fue sencilla. Suiza se hizo con el primer puesto del grupo y Grecia su jugó el pase con Ucrania en la repesca. El empate sin goles en Atenas, dejaba todo para la final de Donetsk. Un gol de Dimitrios Salpingidis sellaba una clasificación histórica.
 Con el billete en la mano, Grecia tendrá sencillo mejorar su única participación en una Copa del Mundo. En 1994 no le pudo ir peor. Tres derrotas y ningún gol a favor. Dos de sus rivales, al igual que este año, fueron Argentina (0-4) y Nigeria (0-2).
Para mejorar estos números, los griegos cuentan con su entrenador talismán. A sus 72 años, Otto Rehhagel disputará su primer Mundial. El alemán será el técnico más veterano en Sudáfrica. Desde que en 2001 se hiciera cargo del equipo nacional, Rehhagel ha devuelto a Grecia a la elite. Si ganar la Euro de Portugal fue un sueño conseguir el pasaporte para el Mundial supone la confirmación del trabajo bien hecho.
Mucha culpa de ello la tiene su delantero centro. Theofanis Gekas (Eintracht Frankfurt) llega con el aval de ser el máximo goleador de la fase de clasificación. Con 10 tantos el griego ha superado a figuras mundiales como Rooney, Villa o Cristiano Ronaldo. A su lado la vieja guardia formada veteranos mayores de 30 años como Kyrgiakos (Liverpool), Charisteas (Nuremberg) o Georgios Karagounis (Panathinaikos) tratarán de dar a Grecia su primera alegría en un Mundial