Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un manzanareño apasionado por el mundo ferroviario hace de su afición su profesión

El vecino de la localidad de Manzanares, José Luis Pinilla, prueba la locomotora que ha tardado en construir casi un año, una pasión que confiesa ejerce sobre él un "magnetismo espectacular" y que le ha llevado a crear su propia empresa, "Mare Ingeniería Ferroviaria Alternativa", dedicada a la promoción y recuperación del patrimonio ferroviario. EFEtelecinco.es
El manzanareño José Luis Pinilla siempre se ha sentido atraído por el mundo del ferrocarril, una pasión que confiesa ejerce sobre él un "magnetismo espectacular" y que le ha llevado a crear su propia empresa, "Mare Ingeniería Ferroviaria Alternativa", dedicada a la promoción y recuperación del patrimonio ferroviario.
Aunque llevaba tiempo pensando en dedicarse al montaje de pequeños ferrocarriles a escala por vías cerradas, Pinilla no fundó la empresa hasta hace un año, cuando pudo materializar su sueño mediante un contrato mercantil con el Ayuntamiento de Ventas de Zafarraya (Granada) para la fabricación de un ferrocarril histórico a vapor, con una escala de 10 pulgadas (25 centímetros de ancho de vía).
El ferrocarril, compuesto por una locomotora y tres vagones, cada uno con capacidad para diez personas, se ha montado sobre una vieja infraestructura desmantelada a finales de los años 60, que permitirá al tren circular todos los fines de semana y los festivos como atractivo turístico, una iniciativa que, a su juicio, "está poco explotada, pero que ofrece numerosas posibilidades".
"Es una locomotora a vapor, funciona igual que las antiguas, pero, en vez de quemar carbón, quema gasoil", ha explicado Pinilla, que ha empleado casi un año en fabricar la locomotora de modo artesanal y algo menos de tiempo en los vagones (coches de viajeros), la vía, desvíos y todos los elementos necesarios para que pueda circular un tren.
"Ha sido un trabajo de ocho horas todos los días durante un año", asegura entusiasmado mientras supervisa la caldera y se prepara para hacer una demostración en unas vías preparadas en el exterior de la nave en la que trabaja, junto a otra persona, y por la que han pasado numerosos curiosos y personas veteranas que le han asesorado durante el proceso de fabricación del viejo tren conocido como "Sol y Nieve".
Para la puesta en marcha de este tren, que estuvo circulando desde 1930 hasta 1964 y que cubría el trayecto Málaga-Sierra Nevada, se ha recuperado el entorno de la vía verde que hay en el municipio granadino de Ventas de Zafarraya, cuyos vecinos están desando volver a disfrutar de este medio de transporte, que ven como una alternativa turística para diversificar su economía, dependiente fundamentalmente de la agricultura.
El singular convoy recorrerá un trayecto de 1.200 metros, una distancia que se irá ampliando en función de la disponibilidad de recursos económicos con los que cuente el Ayuntamiento para ampliar la vía, ha explicado el alcalde de la localidad granadina, Francisco Cazorla.
Además de este ferrocarril, que empezará a funcionar antes de finales de mayo, Pinilla ya está trabajando en otro proyecto sobre un tren minero, con locomotora eléctrica, para una vía abandonada a escala 1.1, en un municipio extremeño que no ha querido desvelar hasta que no se firme el contrato.
Mientras tanto, este joven de 35 años seguirá soñando con recuperar algunos de los ferrocarriles desmantelados en Castilla-La Mancha, como el de Valdepeñas-Puertollano o el " tren fantasma" que circulaba por Alcaráz ( Albacete).

Por Elisa Laderas