Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El matrimonio del Doctor House, al borde del abismo por culpa de la televisión

Hugh Laurie no lleva muy bien las exigentes grabaciones de la serie que lo ha convertido en una estrella mundial.telecinco.es
No es un cínico en el amor como el médico que encarna en la serie, pero en amores le va regulín. Hugh Laurie, el Doctor House reveló en una entrevista a US Magazine su complicada situación familiar por la intensidad de las grabaciones que le han obligado a dejar a su esposa e hijos en Londres, mientras él está en Hollywood.
"Trabajar en televisión está dañando mi matrimonio", confesó el actor inglés a la publicación y explicó que todo es consecuencia de su traslado a Hollywood para rodar los capítulos de la serie, mientras su esposa permanece en su casa al norte de Londres al cuidado de sus hijos.
 A pesar de la fama y el éxito que le ha reportado el personaje su situación no es envidiable, porque tanta vorágine está a punto de costarle su relación de pareja.
"No puedo decir que hacer esta serie haga mi matrimonio más fácil. Trabajar en una serie de televisión semanal es como enrolarte en la marina y viajar a la otra punta del mundo por meses o incluso por un año", aseguró la estrella de televisión, uno de los actores mejor pagados en EEUU.
Laurie explicó que cuando en 2004 fue contratado para interpretar al doctor House, su mujer y él decidieron que ella se quedaría en Reino Unido para cuidar de sus hijos Charlie, de 20 años, y Rebecca, de 16, mientras él viajaba a Estados Unidos.
Sin embargo, seis años después, su decisión le está pasando la cuenta. "No estaba preparado para esto", afirmó. Esa es la razón por la que tampoco está disfrutando de su trabajo, por la intensidad de las grabaciones que lo obligan a abandonar el set nunca antes de las cuatro de la madrugada. "Esto no es vida", contó.