Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La medicina de hoy

Son los medicamentos propios de nuestra sociedad y nuestro tiempo: los ansiolíticos. Unos fármacos que reducen notablemente los síntomas de la ansiedad. Algunos expertos dicen que su consumo se ha disparado por la crisis. Además, la Organización Mundial de la Salud cree que, en diez años, la depresión será la enfermedad más incapacitante.
Aunque las benzodiazepinas sólo se venden con receta médica, Internet se ha convertido en la cuna del mercado negro de estos medicamentos. Contactar con un 'camello' de ansiolíticos es fácil. Vende todo tipo de calmantes y asegura que no hay estafa porque proviene de una farmacia.

Para Víctor Navarro, psiquiatra, los ansiolíticos son medicamentos muy eficaces y útiles. Su único efecto secundario es la somnolencia y sólo crean adicción en casos en los que se unen simultáneamente tres características: ser muy inseguro, muy impulsivo y tolerar muy mal el agobio psicológico.

Por su parte, un pequeño grupo de la población, el de los toxicómanos, lo utiliza para calmar el "mono" producido por la falta de drogas. Eso obliga a controlar la venta de estos tranquilizantes de forma legal.
¿Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.