Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una medusa mortal del tamaño de una cerilla

La medusa que se puede ver en la fotografía apenas alcanza el tamaño de una cerilla normal, pero su picadura puede resultar letal para los seres humanos. Nos llega desde Australia la historia de un joven buceador, quien pese a llevar el habitual traje de neopreno fue picado por un grupo de estas medusas en la única zona que le quedaba desprotegida: la cara. Apenas pudo verlas antes de que se le echaran encima. La picadura de una Irukandji, como así se las denomina a esta clase de medusas, es equiparable al dolor que se sufre al dar a luz y gracias a su veneno pueden resultar mortales. En esta ocasión, el joven de 29 años parece que se recuperará, después de sufrir dolores insoportables, llegar al estado de shock, sufrir temblores y presentar moratones en todo su rostro. Por esta razón, se aconseja a los turistas que se bañen en las aguas tropicales del norte y oriente de Australia, entre octubre y mayo, de cada año que extremen las precauciones. Y que, a poder ser, se abstengan de practicar submarinismo.  Foto: AP.