Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mejor Atlético regresó en la Europa League

El Atlético de Madrid puede convertirse en el mejor equipo español de la temporada. O al menos, en el único que consigue dos títulos esta temporada. El primero de ellos se lo jugará en Hamburgo este miércoles ante el Fulham. Es la oportunidad soñada por los rojiblancos para volver a reinar en Europa. El rival no lo pondrá nada fácil, pero los de Quique ya están acostumbrados a sufrir para alcanzar la gloria.
Difícil fue la entrada del Atlético en la Europa League. Rebotado de la fase de grupos de la Liga de Campeones (Quedó tercero por detrás del Chelsea y del Oporto en su grupo), se las tuvo que ver nada más llegar a dieciseisavos contra el Galatasaray. Un duro rival para un equipo que no pasaba por su mejor momento.
El empate a uno en el Calderón hacía presagiar una dura vuelta en el infierno del Ali Sami Yen. Y así fue, tanto por la presión que ejercía desde la grada el público como por lo que apretaba el Galatasaray en el césped. Pero un golazo de Forlán en el minuto 89 de partido daba el pase a octavos a los colchoneros.
Duelo fratricida en cuartos
En la siguiente ronda tocó el Sporting de Lisboa. La ida se jugó en el Calderón, donde el Atlético, fiel a su esencia una vez más, no fue capaz de arrancar más que un empate a cero, a pesar de las ocasiones. Todo quedaba por decidirse en Lisboa. Allí fue el Kun el que apareció esta vez con un doblete que daba a los rojiblancos el pase a los cuartos de final de una competición europea once años después.
Allí se vivió uno de los duelos más emotivo para los rojiblancos. Y es que el rival en cuartos sería el Valencia. Sólo había sitio para un equipo español en semis. Los de Emery venían de eliminar al Werder Bremen con un Villa en estado de gracia. Precisamente fue el 'guaje' el que mantuvo vivos a los ché para la vuelta anotando el gol del empate a dos. Pero el sufrimiento, y un gran partido en defensa en el Calderón neutralizaron la pólvora valencianista y con un empate a cero, el Atlético se plantaba en la siguiente ronda.
Torres tampoco volvió esta vez
El último escollo hacia la final fue el Liverpool de Rafa Benítez y de Fernando Torres. Los aficionados esperaban, por fin, ver el regreso de 'El Niño' al Vicente Calderón, pero esta vez tampoco pudo ser. Otra inoportuna lesión terminaba con su temporada y con las ilusiones de los colchoneros. En la ida en el Calderón se vio al Atlético de las grandes noches. Un partidazo de todo el equipo que culminó con el golazo de Forlán que daba ventaja a los de Quique para la vuelta.
Anfield dictaba sentencia. Y la suerte estuvo del lado del Atlético. El encuentro fue de vértigo, con la afición del Liverpool excelente, como siempre, aunque al final se tuvieron que rendir a los rojiblancos. Los 'reds' consiguieron el 2-0 que les daba el pase a la final. Pero en los minutos finales de la primera parte de la prórroga, Forlán marcaba el gol que devolvía al Atlético a la élite europea. Ahora, sólo queda rubricar el retorno ganando la final ante el Fulham.
JNP