Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La miss mexicana asegura que ni ella ni su novio mantienen vínculos con los narcos

Laura Zúñiga, en dos momentos de su vida: a la izquierda poco después de su salida de prisión y a la derecha, cuando  fue coronada como Miss Sinaloa 2008. Foto montaje Informativos Telecinco.telecinco.es
A Miss Sinaloa 2008 la vimos maquillada y  con corona, poco meses después apareció detenida y esposada por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. La reina de la belleza ha contado el infierno que pasó en prisión sin haber  "hecho daño a nadie" y negó que su novio pertenezca al cártel de Juárez. Sobre esa acusación fue tajante: "No somos presuntos nada".
Laura Zúñiga fue detenida junto con otras seis personas el 22 de diciembre pasado en el Municipio de Zapopan, Jalisco. Sin embargo, cuarenta días después fue liberada. Los investigadores no consiguieron probar que aparte de su noviazgo con un presunto miembro del cártel de Juárez, la ex miss mantuviera otros vínculos con los criminales.
"Ni yo ni él somos presuntos nada". "Yo soy una persona que se dedica totalmente al modelaje". Él es un abogado, de profesión, recibido hace algunos años, llevaba una vida normal, muy tranquila. Creo en él", ha asegurado Zúñiga a 'Radio Fórmula', emisora mexicana.
Después de una cuarentena de días de prisión la ex Miss, ha sido entrevistada por , a la que subraya su inocencia y la de su novio, que sigue detenido bajo investigación.
La modelo de 24 años demostró que la única relación que tenía con el grupo delictivo al que se le vinculó era el noviazgo con Ángel Orlando García Urquiza un presunto operador del cártel de Juárez, lo cual, no es una acción tipificada como delito por las leyes mexicanas.
Laura Zúñiga ha contado de su reclusión, de sus proyectos desmoronados, después de presentarla como una narco. La vida en la cárcel "fue un infierno" que pudo superar por su gran "fe en Dios", porque "yo no le he hecho daño a nadie", porque "no tenía nada que ver en este asunto" su relación con el crimen organizado.
La reina destronada, además ha acusado a los medios de comunicación de decir "cosas que yo nunca dije, hubo muchas mentiras" simplemente especulaban "y en el parece ser" me incriminaron en tantas cosas".ZA