Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El miedo me ayuda a crecer como torero"

Su profesión es su día a día y su pasión. Para Sebastián Castella, torear sabe a "gloria" y "la madurez" le ayuda a mejorar. Castella confiesa que "el día más feliz" de su vida aún está por llegar. Sin embargo, sí sabe el significado de sufrir y Las cornadas le duelen no sólo en lo físico.
"El momento más duro fue cuando recibí la cornada en Cali. No sólo por el día que el toro me cogió sino por la recuperación posterior. Recuerdo cuando estaba en la enfermería y tenía un dolor tremendo rodeado de médicos. Estaba roto por dentro y por fuera no se veía nada. No obstante, agradezco ese momento que me hizo madurar mucho. Estoy feliz de haberlo vivido", cuenta.
"El miedo me hace crecer como torero"
El diestro explica que tiene una relación muy especial con el miedo. "Necesito el miedo en mi vida. Por mi pasión, si no lo tuviese me faltaría algo. Estar delante del toro genera miedo, adrenalina, emociones... El miedo es un día a día, es parte de mí y me hace crecer como torero". Este hombre que ha conquistado a los taurinos busca la soledad y relata que la música le inspira. "Con una canción de Camarón. Cuando uno torea y escucha música se siente mucho y a mí él me encanta. Cuando toreo de salón y pongo a Camarón me inspiro".
La temporada comenzó en las Fallas para Sebastián Castella. El diestro toreó junto a José Tomás, aunque reconoce que esperaba un final mejor "que no pudo ser por las circunstancias". Es consciente de la rivalidad y la competencia en los ruedos con grandes figuras en la cima del toreo esta temporada. "Cuando el reto es más alto el triunfo sabe mejor", sentencia.
"La rivalidad es buena. Cada año es distinto, el año pasado venía de América pero no me sentía lo seguro que estoy ahora mismo. Estaba en una etapa de cambio que no había asimilado y eso es necesario. Finalmente tuve un buen final de temporada que me ha dado mucha seguridad para empezar esta nueva. Estoy renovado y feliz. He atado todos los cabos", responde a las preguntas de los lectores de Informativos Telecinco.
Sevilla es su asignatura pendiente para esta temporada. "Muchas veces voy a Sevilla y paso por delante de la Maestranza, me paro delante y la miro. Espero que un día esa puerta se abra para salir, no para entrar. Pero eso hay que ganárselo. Además de necesitarlo como torero lo necesito como persona".
Triunfos en América
En América Latina tiene grandes seguidores y le gusta presumir de su triunfo al otro lado del Atlántico, en especial en Colombia. "Cali es algo muy especial para mí. Debuté allí y me acogieron con mucho cariño y después allí he vivido muchas cosas. Mi primer gran triunfo, mi primera gran cornada... Allí reaparecí al año siguiente. Me gusta su gente, su pasión, su alegría de vivir, no sólo en la plaza también fuera. Hay una fe, unas ganas de vivir y una felicidad que hay que aprender de ellos".
Cuando Sebastián Castella sale a la plaza no mira al tendido . Su concentración le obliga a dirigir siempre su mirada al frente y le dota de un carácter "especial" dentro y fuera de los ruedos. "La vida de un torero es el día a día. Está dentro de ti. El toreo, tu profesión, tu pasión es parte de ti".