Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La merma en dos millones de turistas en Canarias hará perder 50.000 empleos y 1.500 millones

Vista de la playa de Maspalomas. EFE/Archivotelecinco.es
La merma en dos millones de turistas que registrará Canarias a final de año en relación a 2008 por la disminución de vuelos y la crisis económica destruirá 50.000 empleos en el sector, que perderá unos 1.500 millones de euros, esto es, un 16 por ciento de negocio.
Este es el balance "dramático" que hicieron hoy de la situación del turismo en Canarias los responsables de las cuatro patronales de la región, la FETH (Las Palmas), Ashotel (Santa Cruz de Tenerife), Asolan (Lanzarote), y la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Fuerteventura, que auguraron que la ocupación rondará el 50 por ciento de las plazas durante los meses de verano, excepto en agosto, cuando podría llegarse a un 60 por ciento.
El presidente de la FEHT, Fernando Fraile, informó de que para los próximos meses la reducción media de los "slots" aéreos para Canarias será de entre un 13 y un 20 por ciento, en función de la isla de que se trate, y subrayó que esta preocupante situación hace que muchos empresarios se planteen a diario reducir plantillas y cerrar establecimientos "hasta mejor ocasión".
En lo que va de año, Canarias ha perdido un 15 por ciento de turistas en relación al mismo período de 2008, una tendencia que también se ha reflejado en el número de estancias y en su duración, lo que ha obligado a los empresarios del sector a disminuir precios para paliar la fuerte competencia de otros destinos, dijo.
A juicio de las patronales turísticas canarias, en un momento tan crítico como éste, que no se puede comparar a la coyuntura de crisis que se vivió entre 1989 y 1993, ya que entonces no había tanta competencia ni las empresas estaban tan faltas de liquidez como lo están ahora, las administraciones públicas han de responder con la adopción de medidas urgentes y "correctoras".
Así, los empresarios turísticos del archipiélago confiaron en que la visita de Zapatero a Canarias sirva para "reducir a cero las tasas aéreas", lo que contribuiría a que vengan más turistas a las Islas, ya que consideran insuficiente el incremento, de un 15 a un 30 por ciento, del descuento ofertado por el Gobierno español.
Además, el sector pide al Estado que los europeos que viajen en avión a las Islas desde cualquier aeropuerto del territorio nacional puedan disfrutar del descuento de residente canario, una medida cuya aplicación costaría 300 millones de euros, cuantía, dijo Fraile, mucho menor que los 4.000 millones de euros que supondría el coste para el Estado de una tasa del 30 por ciento de desempleo con la que auguró que podría cerrar el año Canarias.
Respecto a las ayudas a otorgar con fondos del Ico para acometer la renovación de los establecimientos, el sector turístico canario considera que el Gobierno español ha de otorgar una partida específica para Canarias, con una cuantía lo mayor posible, dadas las necesidades del archipiélago, cuyas garantías no impliquen hipotecar el establecimiento a reformar y que los avales que se exijan los aporte la propia administración.
De igual forma, la presidenta de Asolan, Susana Pérez, consideró necesaria la apertura de una línea de ayudas con fondos del Ico que contribuyan a la liquidez de las empresas turísticas de Canarias, ya que éste es el problema fundamental de la mayoría de ellas.
Fernando Fraile consideró que cualquier paquete de acciones que apruebe el Gobierno de España para revitalizar el sector turístico canario no puede consignarse con menos de cien millones de euros.