Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La joven de la minifalda expulsada de clase demanda a su universidad

Los abogados de la estudiante brasileña Geisy Arruda, agredida verbalmente por sus compañeros y expulsada de su universidad por llevar minifalda, ha presentado una demanda judicial contra el centro educativo por daños morales. Arruda exige el pago de un millón de reales, cerca de 390.000 euros, por parte de la Universidad Bandeirante, centro privado de cuyas clases fue expulsada por vestir de forma 'provocativa'.

La demanda fue presentada el pasado viernes ante un tribunal civil de esta ciudad y en ella la defensa argumenta que la universidad falló por no contener a los alumnos que molestaron a Arruda y divulgar en los medios de comunicación la decisión de expulsarla, lo que dañó su imagen.

También pide medidas cautelares para que la universidad, que la readmitió poco después del escándalo, no le tenga en cuenta las ausencias a las clases posteriores a los hechos y le permita presentarse a los exámenes en diferentes fechas y lugares que el resto de sus compañeros por motivos de seguridad.

La joven de 20 años, estudiante de primer año de la licenciatura en Turismo, fue insultada por decenas de compañeros por usar un vestido corto en el recinto de la facultad y tuvo que pedir escolta policial para conseguir salir del edificio.

Las imágenes de lo ocurrido en los pasillos de la Uniban fueron grabadas por alumnos con sus teléfonos móviles y difundidas a través de internet.

La universidad expulsó a Arruda, bajo el argumento de que su vestido atentaba contra la ética del centro educativo, aunque días después readmitió a la alumna, en medio de una gran presión de la comunidad estudiantil y de los medios de comunicación, que dieron mucho eco a la noticia.

Desde entonces, la estudiante no ha regresado a las clases porque teme por su seguridad, según sus abogados.

La Policía abrió una investigación para identificar a los alumnos que comenzaron las agresiones verbales contra la joven.

Tras el escándalo, Arruda se ha hecho famosa en Brasil, ha aparecido en numerosos programas de televisión e, incluso, ha posado para la edición brasileña de la revista Playboy.