Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La misionera mutilada alentará a los burgaleses para crear una escuela en el Congo

Imagen de la monja misionera burgalesa Presentación López Vivar (i), que el pasado octubre perdió las dos piernas a causa de la explosión de una bomba durante su misión en Rutshuru (El Congo). EFE/Archivotelecinco.es
La monja Presentación López Vivar, que el pasado octubre perdió las dos piernas a causa de la explosión de una bomba durante su misión en Rutshuru (El Congo), ha anunciado que en agosto visitará a los burgaleses que recogen fondos para construir una escuela maternal que llevará su nombre en el Congo.
La religiosa burgalesa ya puede pasear con muletas y dentro de un año "probablemente" tenga las prótesis definitivas, pero aún no se ha hecho a la idea de volver al país africano.
"Si un día me lo proponen porque creen que mi presencia puede ser necesaria lo pensaría", ha explicado en declaraciones a Efe la monja, que actualmente recibe rehabilitación en un centro para enfermos que el Instituto de Religiosas de San José de Gerona, comunidad a la que pertenece, tiene en la ciudad de Banyoles (Gerona).
"Nunca pensé que me iba a pillar una bomba porque nunca habían tirado bombas en Rutshuru, pero sí tenía asumido que podía recibir un balazo", ha reconocido.
"Cada vez me encuentro mejor. Rezar me da fuerza y valentía y eso es lo que me hizo superar el miedo, porque nunca antes me había imaginado situaciones como las que viví, como por ejemplo estar en una casa rodeada de personas con metralletas", ha manifestado.
"A pesar de todo, mi experiencia como voluntaria ha sido muy positiva, he aprendido mucho de la gente del Congo, de su amabilidad, de su alegría. Es gente que se conforma con muy poco y que sabe sufrir", ha precisado.
La religiosa ha destacado el trabajo que llevó a cabo con los más pequeños, ya que "son muy solidarios y más de una vez sacaban un puñado de alubias que tenían en el bolsillo y te lo ofrecían aunque ellos no tuviesen nada que comer".
López Vivar siempre ha querido crear una escuela maternal en el Congo y actualmente en Burgos están recogiendo fondos para construirla, algo que le produce "mucha alegría".
La Casa Maternal Gamonal "Hermana Presentación" atenderá a 7.000 niños desplazados de la guerra, la mayoría sin ninguna familia tras los conflictos armados que han sacudido este país.
"Aún no he podido visitar a quienes están llevando a cabo el proyecto, pero mi primer viaje, creo que en agosto, será para ellos. Pienso ir a Burgos a darles un impulso", ha resumido.
La religiosa ha asegurado que es "muy difícil" ayudar desde aquí, pero ella tiene la esperanza de que esto cambie.
"Siempre he tenido la ilusión de llevar", por ejemplo, un aparato para electrocardiogramas y "lo llevaré aunque sea de la mano", ha declarado.
La generosidad y el compromiso hacia los más desfavorecidos en África son los motivos por los que fue galardonada con el Premio Castilla y León de Valores Humanos 2008, una mención que la religiosa reconoce que no esperaba.
"Recibí el premio en nombre de todos los misioneros, porque vivo con el espíritu de allí y los tengo presentes", ha mencionado.
Presentación López Vivar ha trabajado como voluntaria en Guinea Ecuatorial, Ruanda, Chad, Sudán y finalmente, en la República Democrática del Congo, donde ha vivido casi catorce años y ha desempeñado su labor en el centro médico que las religiosas gestionan en Rutshuru.
La religiosa ha animado a la gente a ir de misiones "porque es lo que más te satisface en la vida", a la vez que ha reconocido que "se puede ser misionero en cualquier parte si se tiene espíritu de ayudar a los demás".