Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer detenida por vender gatos con 'piercings' en Internet

Tres gatos jóvenes han sido recogidos en una casa en Pennsylvania tras descubrirse que se vendían en eBay como 'gatos góticos', es decir, con las orejas, el cuello y la cola con piercings. La autora ha sido una mujer de 35 años que consideraba "de buen gusto" vender a los animales en este estado y afirma no ver la diferencia entre una persona y un animal a la hora de realizar estas prácticas. Está acusada de maltratar a los gatos con intención de ganar dinero y será juzgada a finales de marzo.
Holly Crawford, una mujer de 35 años, será sentenciada el próximo 31 de marzo en Pennsylvania por crueldad animal tras perforar las orejas y el cuello a tres gatos. Fue detenida en diciembre de 2008 después de que las autoridades encontraran a los animales en su casa, al ser avisadas por un usuario de eBay que había visto a los gatos en venta.
Crawford perforaba a los animales con una aguja utilizada para ganado y posteriormente los vendía por cientos de dólares en Internet. Al parecer, la mujer ha declarado que vender gatos con piercings le pareció "de buen gusto'.
Está acusada de haber maltratado a los animales con el único fin de ganar dinero. Su defensa afirma que este caso es comparable al de los padres que permiten a sus hijos perforarse las orejas a edades tempranas y es una equivocación elevar la responsabilidad a los propietarios de los gatos. Crawford ha declarado incluso que no entiende la diferencia entre hacer un piercing a un humano y a un animal.
Según aseguró la veterinaria Melinda Merk al juzgado de Pennsylvania, los gatos "podrían haber muerto por causa de los piercings, que obstaculizaban su equilibrio y sus percepciones físicas". Merk dice que los pendientes en las orejas impiden su audición y en el cuello producen un constante sentimiento de sumisión, "como si estuviesen siendo mordidos constantemente".