Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mitad de las mujeres con antecedentes de cáncer ginecológico desarrollaran tumor de ovario a lo largo de su vida

La mitad de las mujeres con antecedentes de cáncer ginecológico, y en las que se conoce que existe una mutación predisponente al tumor, van a desarrollar cáncer de ovario a lo largo de su vida, según ha informado ginecólogo oncólogo del Hospital Clínic de Barcelona, Sergio Martínez Román.
Se trata, según datos de la Asociación Helping Cancer, de enfermedad una genética que afecta tanto a los ovarios como a las trompas de Falopio, y que representa la sexta patología en frecuencia de los tumores malignos que afectan a la mujer y el segundo de los cánceres ginecológicos. De hecho, una de cada 70 mujeres lo sufre a lo largo de su vida, lo que representa alrededor de 3.000 casos al año en España.
En este sentido, el experto ha reconocido que no hay medidas que consigan prevenir su aparición, aunque sí existen pruebas de imagen, exploraciones y ecografías que permiten tratarlo y curarlo pronto.
En este sentido, Martínez Román ha informado de que las mujeres con predisposición a sufrir cáncer de ovario tienen justificado extirparse las trompas y ovarios una vez hayan cumplido con su deseo de tener hijos. "Si hay mujeres que están considerando realizarse la ligadura de trompas como medida de contracepción extirparse las trompas de Falopio evitará la aparición de este tumor maligno porque se sabe que hoy día muchos de los casos del cáncer más agresivo y grave de ovario tiene su origen precisamente en la trompa de Falopio", ha añadido el doctor.
Otra de las precauciones que se pueden llevar a cabo para poder evitar este cáncer ginecológico es el uso de anticonceptivos, los cuales protegen con una eficacia "alta", además de las medidas generales de prevención como, por ejemplo, la alimentación sana, el ejercicio físico, mantenerse en un peso adecuado y reducir el consumo de carnes rojas y lácteos, tanto para el cáncer de ovario como para el de colon y el de mama.