Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La multitud se agolpa en el aeropuerto de Puerto Príncipe para pedir comida

Estamos en la puerta del aeropuerto, el punto de entrada de la ayuda internacional, el punto desde donde pedir socorro los haitianos. Ahora la situación parece tranquila porque hasta hace unos momentos había sido dispersada toda esta muchedumbre. Volverán a juntarse y volverán a dispersarlos. Así en un círculo que parece no tener fin.
Han sido varios los cuerpos internacionales que se han empleado a fondo para dispersar a la multitud. Existía el riesgo de que pudieran penetrar en el aeropuerto para hacerse con la ayuda internacional. Aquí se amontona hasta que es distribuida. 
"Hemos venido aquí a pedir comida porque no tenemos. No sabemos qué hacer", afirma uno de los ciudadanos de la devastada capital.
Algunos nos entregan un listado de nombres para que les consigamos trabajo. Es una carta lanzada al vacío.
"Mi país está derrumbado y no tenemos comida ni agua. Absolutamente nada. Nosotros andamos buscando una ayuda, una ayuda de trabajo", declara otro haitiano.
No creen a los que ahora les piden calma. Hace unos años con los centenares de muertos por los huracanes les dijeron lo mismo. Solo les llegó un tercio de la ayuda prometida. Ahora vuelven a juntarse. Pronto les dispersarán.