Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ADECES denuncia que los alcalde de Madrid, Zaragoza y Barcelona se negaron a responder un cuestionario de transparencia

La Asociación Pro Derechos Civiles refleja en el estudio que los que más respuestas han dado son alcaldes del PSOE y del PP
Los alcaldes de Madrid, Zaragoza, Barcelona, Valencia y Cádiz se negaron a responder a un estudio sobre transparencia que ha realizado la Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (ADECES), que ha concluido que "es la vieja política la que demuestra, en este estudio, más transparencia y proximidad".
El estudio se emprendió a siete meses de las elecciones municipales, la citada asociación envió el cuestionario a las alcaldías de 60 grandes municipios de todas las CCAA y dirigidas por diferentes fuerzas políticas, con el fin de evaluar la rapidez en las respuestas y la proximidad, transparencia e identificación entre las expectativas que tenían al llegar al ayuntamiento y lo que pusieron en marcha como primera medida.
Se dio un plazo de cuatro meses para obtener la respuesta al cuestionario y finalmente, sólo 13 alcaldías han respondido a la consulta, de las que tres estaban gobernadas por mujeres y 10, por hombres.
El Consistorio de Madrid, 93 días hábiles después de enviar el formulario remitió la siguiente información: "Con relación a su petición de entrevista, lo sentimos mucho pero la agenda de la Alcaldesa está completamente llena y nos es imposible responder favorablemente a su solicitud". La Asociación promotora de esta iniciativa precisa que ni pidieron una entrevista, ni el cuestionario requería de 93 días para ser respondido.
Las formaciones políticas con mayor número de respuestas a nivel nacional han sido, por este orden: los alcaldes del PSOE, con el 38,4 por ciento de las respuestas y los alcaldes del PP, con el 30,7 por ciento.
Mientras que entre los alcaldes de otras formaciones que no están representadas a nivel nacional, el 7,7 por ciento de las respuestas correspondieron a regidores del BNG y el mismo por porcentaje también corresponde a alcaldes de En Marea, al PNV y a EnComúPodem.
El 93,3 por ciento de los municipios seleccionados confirmaron que habían recibido el cuestionario, pero sólo el 28,5 por ciento facilitó un número de referencia. El tiempo de respuesta medio es de 7,5 días. Los que menos tardaron en responder fueron la alcaldesa de Segovia y el alcalde de Granada, que lo hicieron en menos de 24 horas. Los que más tardaron fueron la alcaldesa de Menorca y los alcaldes de A Coruña, San Sebastián y Santander, todos ellos entre 12 y 26 días hábiles.
El 30 por ciento de los alcaldes respondieron que sus expectativas al llegar al ayuntamiento eran las siguientes. En primer lugar, "mejorar la gestión de lo público", eliminando privilegios (tarjeta visa de alcaldía, escolta, puestos de confianza a dedo, etc.) y poniendo en marcha el portal de transparencia municipal, con la publicación del sueldo del alcalde y concejales, la agenda del alcalde y los gastos de alcaldía, así como la difusión de informes económicos y otros de relevancia, como en el caso de Mérida.
Y el 15 por ciento consideró como medida prioritaria la creación de empleo. En este ámbito destacan los programas de inserción laboral para contratar parados de larga duración, mayores de 45 años (Palma de Mallorca), y el cumplimiento del Pacto por el Empleo entre instituciones, agentes sociales y económicos (Santander).
En cuanto a las actuaciones que pusieron en marcha como primera medida, el 46 por ciento de las contestaciones se referían a acuaciones de política social. Entre otras, están la apertura de los comedores escolares en el verano para niños de familias con dificultades económicas y sociales (Mérida, Palma de Mallorca y Valladolid); el servicio de comida a domicilio para personas con discapacidad y personas mayores con problemas de movilidad (Segovia) o en materia de desahucios, como la puesta en marcha de una oficina antidesahucios (Palma de Mallorca) o los sistemas de mediación (Mérida).