Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AM-El acuerdo entre PSOE y C's deja fuera el contrato único e incorpora un complemento salarial para trabajadores pobres

El acuerdo de investidura y legislatura en el que trabajan el PSOE y Ciudadanos dejará fuera la apuesta por el contrato único del partido de Albert Rivera e incorporará un complemento salarial para trabajadores pobres, dentro de un paquete más amplio contra la pobreza que estaría dotado de 7.000 millones de euros anuales.
Según han informado a Europa Press fuentes socialistas, los equipos de ambos partidos continuaban trabajando en el documento pasadas las 22.00 horas. El secretario general del partido, Pedro Sánchez, ha anunciado a las 16.30 que esperaba cerrar un pacto de legislatura en las próximas horas.
Si finalmente se cierra un acuerdo, el documento será sometido a la Ejecutiva federal, que ya ha sido citada para las 9.00 horas en la sede del partido en Ferraz, antes de que sea firmado. La dirección del partido convocaría además mañana la consulta del pacto a las bases, prevista para el sábado, y después tendrá que aprobarlo de manera definitiva el Comité Federal el próximo lunes.
PLAN DE CHOQUE CONTRA LA POBREZA
Aunque faltan algunos flecos por cerrar, fuentes de la negociación han explicado que han llegado a un acuerdo para poner en marcha un plan de choque contra la pobreza, que incluiría una subida de las prestaciones por hijo; el ingreso mínimo vital que llevaba el PSOE en su programa electoral, y un complemento salarial --apuesta de Ciudadanos-- para trabajadores pobres.
Tanto el ingreso mínimo vital como el incremento de las prestaciones por hijo son dos de las propuestas que el PSOE incluyó en el programa de gobierno que entregó a las fuerzas políticas el pasado 8 de febrero para negociar su investidura.
Esta propuesta --uno de sus compromisos estrella de cara a las elecciones del 20 de diciembre-- sería una prestación no contributiva para atender la situación de necesidad de familias sin ningún tipo de ingreso económico.
Mientras tanto, Ciudadanos fijó como una de sus prioridades para esta legislatura la creación de un complemento salarial, "dentro de las restricciones presupuestarias", para las rentas más bajas, una propuesta que ha sido asumida por el PSOE.
El planteamiento del partido naranja era ofrecer un crédito fiscal gracias al cual los hogares con rentas más bajas se ahorrarían una cuantía del IRPF que dependería de los ingresos salariales y de la situación familiar. Habría tres tramos --uno creciente, uno fijo y uno decreciente-- en función del nivel de renta y hasta un nivel máximo, con porcentajes diferentes en función de si se trata de trabajadores solteros, casados o con hijos.
EL MODELO LABORAL
No ha ocurrido lo mismo con otro de los compromisos más destacados de Ciudadanos durante toda la campaña: el contrato único. Para los de Rivera este modelo, que buscaría "generalizar la contratación estable e indefinida", sería la clave para luchar contra la precariedad laboral.
Tanto el PSOE como Ciudadanos apostaban por una simplificación del modelo actual, que cuenta con cuatro tipos de contratos y múltiples modalidades, pero no coincidían en cómo hacerlo. La propuesta socialista consistía en reducir a tres las modalidades de contrato --indefinido, temporal y de relevo y formación--, prohibiendo que los empleos permanentes puedan ser cubiertos con contratos temporales.
El partido naranja, por su parte, siempre ha defendido que para acabar con la dualidad y la precariedad laboral es necesario establecer un contrato único indefinido con indemnización creciente.
Sin embargo, a medida que avanzaba la negociación, Ciudadanos ha ido rebajando el nivel de exigencia de este compromiso, que no puso como línea roja. Aunque dirigentes de este partido situaban el modelo laboral como uno de los últimos "escollos" a solucionar, este martes, el presidente del partido no lo ha mencionado como una de las exigencias sin las cuales no habría pacto.
Las condiciones de Rivera se han circunscrito a una reforma exprés de la Constitución para la regeneración democrática con cinco grandes objetivos, entre los que no está el modelo laboral. Fuentes de su partido han explicado después que están satisfechos con la fórmula finalmente acordada porque creen que servirá para atajar la alta temporalidad de los contratos.
Mientras tanto, fuentes socialistas han explicado que el acuerdo contempla también la derogación de la reforma laboral y la revisión del coste del despido, aunque sin un objetivo concreto, porque se quiere someter al diálogo social. Además, se ha hablado de fortalecer la negociación colectiva e incluir incentivos para que los contratos temporales pasen a ser indefinidos.