Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AN quiere juzgar al etarra que ordenó el secuestro de Ortega Lara por el asesinato de un policía en 1990

La Audiencia Nacional quiere juzgar al miembro de ETA Julián Atxurra Egurola, alias 'Pototo' --responsable de ordenar el secuestro de José Antonio Ortega Lara-- por haber facilitado el asesinato del policía nacional Ignacio Pérez Álvarez el 30 de enero de 1990 en Galdakao (Vizcaya), entre otros delitos.
Según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, el Consejo de Ministros ha aprobado dos acuerdos, a petición de la Audiencia Nacional, para solicitar formalmente a Francia la extradición de 'Pototo' y del también miembro de ETA Gregorio Vicario Setién.
Santamaría ha explicado que ambos se encuentran cumpliendo condena en España tras haber sido entregados por Francia, después de cumplir las penas que se les impusieron allí, pero la Audiencia quiere juzgarlos por hechos diferentes a los que en su día motivaron su entrega y la ley exige una nueva petición de extradición.
A Atxurra Egurola, entregado en 2012, la Audiencia quiere juzgarle por delitos de terrorismo con resultado de muerte, terrorismo con resultado de lesiones y estragos terroristas.
Según ha informado el Ministerio de Justicia, se le acusa de haber facilitado a otros dos terroristas información sobre horarios y costumbres del policía nacional Ignacio Pérez Álvarez, así como la bicicleta con explosivos que acabó con su vida el 30 de enero de 1990 y causó lesiones a varias personas y daños materiales en numerosas viviendas.
A Gregorio Vicario Setién, entregado por Francia el pasado febrero, le imputa los delitos de estragos terroristas, pertenencia a banda terrorista, tenencia de explosivos y asesinato terrorista en grado de tentativa.
En concreto, se le acusa de formar parte del Comando Barcelona que en 1993 colocó varias bombas en distintas cafeterías del puerto olímpico de la Ciudad Condal. Las explosiones causaron lesiones de diversa gravedad a cinco clientes de dos establecimientos y cuantiosos daños materiales.
Vicario Setién es un antiguo miembro del Comando Barcelona, autor entre otros delitos de los secuestros de los empresarios Cosme Delclaux y José María Aldaya, además de haber colaborado en la colocación de un coche-bomba en la estación de Sants (1993), el asesinato del coronel del Ejército Leopoldo García Campo (1994) y el atentado contra el Gobierno Militar de Barcelona (1994) en el que resultó muerto el transeúnte Vicente Beti Montesinos.