Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asamblea Nacional Catalana quiere llevar a Obama o el Papa su voluntad de votar

La presidenta de la Assembla Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, ha adelantado que uno de los objetivos de la próxima Diada será mostrar mosaicos que se vean desde el cielo para hacer llegar a personalidades como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, o el Papa Francisco su voluntad de votar en referéndum.

Forcadell ha recordado que el objetivo en la Diada será llenar la Diagonal y la Gran Vía de Barcelona en forma de 'V', aunque aún no han calculado cuánta gente se necesitará para ello. Según ha explicado en declaraciones a Rac1, la 'V' simbolizará "voluntad y votar".
Además, en una entrevista en Catalunya Ràdio, la presidenta ANC ha apuntado que la entidad apoyaría una elecciones plebiscitarias si esta fuera la vía elegida por el presidente catalán, Artur Mas, ante la imposibilidad de organizar una consulta de autodeterminación. Pese a todo, ha asegurado que la organización no presionará para lograr esta vía, ya que deben ser el Parlament y sus diputados quienes tomen esta decisión.
Forcadell ha defendido que, ante unas eventuales elecciones plebiscitarias, las fuerzas soberanistas deberían concurrir con una lista unitaria: "Ante períodos excepcionales y ocasiones excepcionales, esto es tener sentido de país".
EL CONGRESO NO FRENARÁ EL PROCESO SOBERANISTA
Forcadell ha asegurado que su entidad es partidaria de hacer la consulta dentro de la "legalidad española", pero ha concluido que ve difícil que el Congreso de luz verde a traspasar la competencia a la Generalitat para celebrarla.
Además, ha dicho que con toda probabilidad los tres portavoces catalanes que irán al Congreso a pedir el traspaso volverán "con las manos vacías", pero ha sentenciado que esto no frenará el proceso soberanista.