Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abogacía condena la muerte a tiros de un abogado y periodista cuando salía de la emisora en la que trabajaba en Colombia

Carnicer pide al Gobierno colombiano que investigue los asesinatos de abogados, que se elevan a una veintena en 2013
El presidente del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Carlos Carnicer, ha trasladado al Gobierno colombiano su "rotunda" condena por el asesinato del abogado y periodista Édison Alberto Molina, de 40 años, quien recibió varios tiros cuando salía de trabajar de una emisora de radio del departamento de Antioquía, al noroeste del país.
Carnicer ha exigido a las autoridades colombianas que investiguen los asesinatos de abogados, ya que sólo en 2013 se han producido más de 20 muertes violentas de letrados; las últimas a mediados de julio cuando fueron asesinados Fabio Molina Velásquez y José Gerley Sánchez en la región de Cali.
Según Carnicer, estos "atentados no pueden quedar incontestados porque, además de cercenar una vida, son ataques frontales al estado de Derecho y a la defensa de los derechos de los ciudadanos". También ha pedido al Gobierno "profundizar en la protección institucional de la profesión".
El abogado y dirigente político Édison Alberto Molina fue asesinado el pasado miércoles cuando se dirigía a su casa en el barrio Bodegas, en Antioquía. El letrado, especializado en Derecho Administrativo por la Universidad de Antioquía, acababa de salir de una emisora comunitaria con su esposa, en la que participaba en el programa radiofónico 'Consultorio Jurídico'. Su esposa también resultó herida sin gravedad tras el tiroteo.
Según ha informado la Abogacía en un comunicado Molina fue concejal y, en los últimos meses, se dedicaba a la actividad periodística en la emisora y a atender su bufete en el centro de la ciudad. Había recibido amenazas de muerte a causa de las fuertes críticas vertidas desde su espacio de radio.