Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Activado el Plan Especial de Actuación en situaciones de Eventual Sequía en la vertiente cantábrica del País Vasco

Los embalses que abastecen Vizcaya están al 56% de su capacidad, con 11 hm3 menos que hace un año
La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y la Agencia Vasca del Agua URA han activado este viernes el Plan Especial de Actuación en situaciones de Alerta y Eventual Sequía en la vertiente cantábrica del País Vasco. La activación del Plan Especial se produce en nivel de Prealerta.
La falta de lluvias provoca que, por ejemplo, los embalses que abastecen a Vizcaya cuenten con 108,7 hectómetros cúbicos de agua (hm3), lo que supone un porcentaje de llenado del 56 por ciento. Estas reservas son inferiores a las de la misma fecha del pasado año, cuando había 11,3 hm3 más de agua, lo que representaba un 5,8 por ciento más de llenado.
Según datos del Consorcio de Aguas Bilbao Vizcaya, hace 12 meses, los embalses del Zadorra, Artiba, Oiloa y Nocedal estaban al 61,7 por ciento de su capacidad total, contabilizando 120 hm3. A día de hoy, el sistema del Zadorra cuenta con 108,1 hm3 de agua (56% del total) y Artiba, Oiloa y Nocedal tienen 0,5 hm3 (30,7%).
En un comunicado, URA ha explicado que entre las medidas a adoptar con motivo del Plan Especial se encuentra la de informar a las administraciones competentes (Ayuntamiento, Diputación y organismos competentes) sobre la necesidad de moderar el consumo de agua ante la bajada de los caudales circulantes en los ríos y a pesar de que éstos sean todavía capaces de suministrar agua a estos sistemas.
El objetivo principal de esta actuación es garantizar la calidad en el agua de consumo y, al tiempo, respetar en los ríos un caudal suficiente para el mantenimiento de los ecosistemas.
En su comunicación con las distintas administraciones, la CHC y URA aconsejarán que se reduzca el uso del agua para riego de jardines, baldeo de calles y resto de usos no prioritarios, así como aquellas otras medidas que se estime puedan contribuir al ahorro. Además, los servicios técnicos de la CHC y de URA vigilarán estrechamente cualquier variación en la situación actual mediante la información que se dispone de las distintas redes de control operativas.
Según han explicado desde la Agencia vasca del Agua, la situación actual se deriva del retraso que este año está teniendo la denominada rotura del estiaje que, habitualmente, se produce entre septiembre y octubre. Sin embargo, este año estamos asistiendo a un otoño "extremadamente seco" y ello tiene su consecuencia directa en la situación de los caudales. En cualquier caso, han indicado, la evolución de las precipitaciones condicionará las medidas a adoptar en los próximos días o semanas.
Por otra parte, las reservas de la cuenca están en estos momentos en un nivel que no hace temer por su capacidad para garantizar a corto plazo el abastecimiento en los principales sistemas urbanos de la vertiente cantábrica del País Vasco.
En todo caso, sobre todo en los pequeños sistemas de abastecimiento, puede surgir la necesidad de que una localidad concreta precise un bombeo o una captación de emergencia para cubrir la falta de agua que circula por sus sistemas habituales.
Por ello, la Confederación Hidrográfica y la Agencia Vasca del Agua recuerdan a los responsables de estos sistemas de abastecimiento que deben solicitar permiso al organismo para hacer uso de ellos con carácter extraordinario. Por su parte, la CHC y URA adecuarán la tramitación de estos permisos a la urgencia de esta situación.