Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acusados de Nummaria defienden la legalidad del despacho y corroboran la versión del dueño del bufete

Los administradores de cuentas bancarias vinculadas al despacho de abogados Nummaria, al que se acusa de haber defraudado 15 millones de euros, Pedro Mena y José Luis Álvarez García han defendido la legalidad de su actuación y han corroborado la versión del dueño del bufete, Fernando Peña, que negó haber dirigido una trama de fraude y blanqueo de capitales, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Mena ha declarado este viernes ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno en una comparecencia en la que se ha expresado en la misma línea que un día antes lo hizo otra de las personas que aparecen como autorizadas en las cuentas bancarias que están siendo investigadas, José Luis Álvarez García.
Durante sus declaraciones, los investigados no han mencionado ni tampoco se ha preguntado sobre los actores Imanol Arias y Ana Duato, clientes del despacho y a quienes la Fiscalía Anticorrupción acusa de defraudar un total de 2,98 millones de euros procedentes principalmente de su participación en la serie televisiva 'Cuéntame cómo pasó'.
José Luis Álvarez García aparece como administrador de la sociedad de Nummaria Proyectos Ad Hoc, que declaró una cifra de negocio de 500.000 euros en 2014 y satisfizo rendimientos del trabajo por un importe cercano a los 100.000 euros.
Anticorrupción sospecha que "simuló" dos préstamos por un valor total de 799.600 en 2007 y 2008 para "documentar el retorno de capitales ocultos en Suiza", lo que supone un posible delito de blanqueo.
Según la Fiscalía, Pedro Mena figura también como administrador o autorizado en cuentas bancarias del grupo y es investigado por el supuesto fraude realizado a través de la empresa Eguaras en el alquiler de inmuebles de su propiedad.
Anticorrupción sostiene que las entidades operativas de Nummaria declararon ventas por más de 30 millones de euros, ingresando por IVA "cero euros" y un total de 3.200 euros por Impuesto de Sociedades, por lo tanto, habría generado pérdidas de manera "constante". Sin embargo, sospecha que habría tenido beneficios que no declaró al fisco.
La Fiscalía considera que el despacho creaba estructuras societarias "casi idénticas" para una parte "muy importante" de sus clientes con el fin de no tributar por el Impuesto de Sociedades y el IRPF, ocultando beneficios y valiéndose de más de 40 Agrupaciones Europeas de Interés Económico (AEIE's), participadas en un alto porcentaje por sociedades residentes en Reino Unido, participadas a su vez por entidades de Costa Rica y con testaferros del país centroamericano o Mauricio.
A nivel nacional, el bufete utilizaba de forma "masiva" sociedades, comunidades de bienes, UTEs y todo tipo de entes instrumentales. En muchas ocasiones, el punto de conexión entre el plano nacional e internacional estaba en la utilización de una Agrupación Europea de Interés Económico, con domicilio en España participada por una firma inglesa.
Las entidades que conforman el grupo Nummaria emitían "facturas de manera cruzada", residenciando los ingresos en aquella que estiman más oportunas. Llama la atención el caso de la Fundación Nummaria, supuestamente dedicada a la promoción del estudio de las ciencias humanísticas pero que no tenía empleados y de la que no consta en internet la realización de actos. Sin embargo, en 2014 registró unos pagos de 170.000 euros, siendo sus principales "proveedores" el Real Madrid (77.400) y la Sala Retiro (70.299).