Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acusados por pertenencia a EKIN denuncian "juicios políticos" y "locura represiva" tras ser procesados

Un total de 15 personas que fueron detenidas en septiembre de 2010 y enero de 2011 por su presunta pertenencia a Ekin, el aparato político de ETA, han denunciado este viernes que están recibiendo estos días los autos por los que el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez les sienta en el banquillo por colaboración o integración en organización terrorista. Reclaman el fin de los "juicios políticos", así como de la "locura represiva" por parte del Estado español.
A través de un comunicado, Egoitz Garmendia, Aniaiz Ariznabarreta, Erika Bilbao, Eneko Compains, Ugaitz Elizaran, Urko Asier Aierbe, Sandra Barrenetxea, Jose Aldasoro, y Rosa Iriarte (detenidos el 13 de septiembre de 2010) y Gorka Zabala, Iker Moreno, Iñigo Gonzalez, Patxi Arratibel, y Gorka Mayo (detenidos el 18 de enero de 2011), han denunciado que "cuando ya han pasado cuatro años de nuestra detención y encarcelamiento este proceso sin sentido continúa".
La operación contra EKIN, dirigida por el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, Fernando Grande-Marlaska, envió a prisión el 17 de septiembre de 2010 a seis de los nueve detenidos en la primera fase de las detenciones por reconstituir la dirección nacional de Ekin y transmitir las directrices de ETA a los dirigentes de la izquierda abertzale. La operación se completó cuatro meses después.
Los ahora procesados, una vez concluida la instrucción de esta causa, subrayan en su escrito la falsedad" de los dos procesos abiertos en su contra y han criticado que la Audiencia Nacional "ha vuelto a dar credibilidad a las denuncias policiales sustentadas en largas sesiones de tortura", al tiempo que han asegurado que se ven abocados a "juicios sin una mínima garantía jurídica ni democrática".
De este modo, han afirmado que no otorgan "legitimidad alguna" a un tribunal que "se asienta en la negación de Euskal Herria, la vulneración de todo tipo de derechos de ciudadanos vascos y en la persistente utilización de leyes de excepción" y han reivindicado que "hacer política no es delito".
A su juicio, "es momento de finalizar con este tipo de juicios políticos". Por ello, han exigido al Estado español y a la Audiencia Nacional que "finalicen con esta locura represiva".
"La voluntad de la ciudadanía de Euskal Herria no puede cercenarse a través de la violencia, que sean conscientes aquellos que pretenden colapsar el nuevo tiempo abierto en nuestro pueblo, que persistiremos en nuestras reivindicaciones a favor de una resolución democrática del conflicto", han remarcado.
Finalmente, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía y a los agentes sociales, sindicales y políticos a "seguir trabajando a favor de los derechos de Euskal Herria" porque, según han manifestado, "nos jugamos el futuro. Únicamente entre todos conseguiremos finalizar con los juicios políticos".