Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al arco de Marbella, emblema del GIL

El arco de Marbella, en pleno esplendor, y ahora durante su derribo.telecinco.es
El recuerdo del GIL se difumina en Marbella. El arco, de la zona occidental, su principal emblema, está deteriorado por el paso del tiempo. Sus engranajes de hierro están oxidados y sus cimientos se tambalean por los trabajos de soterramiento de la autovía A-7 a su paso por San Pedro Alcántara. 
Los operarios de la obra lo desmontan cuidadosamente desde hace unos días. Sin embargo, fue el martes cuando se conoció que su desmontaje sería definitivo. El portavoz del gobierno municipal del PP, Félix Romero, adelantó que "el arco no será repuesto". A pesar de que la idea inicial era colocarlo de nuevo.
El ex alcalde Jesús Gil mandó construir los dos arcos – a la entrada y salida del pueblo- hace 18 años cuando llegó al poder. Se inició entonces una época de esplendor para el municipio malagueño. Dos décadas después y con Gil fallecido, sus sucesores, Julián Muñoz, Marisol Yagüe y Tomás Reñones, han terminado en la cárcel. Los innumerables casos de corrupción en el Consistorio marbellí han terminado con el glamour y quizás también con el emblema de la ciudad.
Los arcos, promesa electoral de Jesús Gil, costaron a los vecinos 700.000 euros.
La excusa para hacer desaparecer el arco occidental es la seguridad. El Ayuntamiento argumenta que fue el Ministerio quien lo propuso.

Las letras de Marbella y de San Pedro Alcántara ya no pueden leerse sobre el arco. En 10 días, la entrada al municipio será completamente distinta. La polémica se centra ahora sobre el arco que queda. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Marbella aún no ha tomado ninguna decisión sobre su futuro. EBP