Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre insiste en que PP, PSOE y C's tienen que olvidarse de "intereses personales" para frenar a los "bolivarianos"

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha insistido este viernes en que los partidos "constitucionalistas", en referencia a PP, Ciudadanos y PSOE, tienen que olvidarse de "intereses partidistas y personales" para evitar que los "bolivarianos", por Podemos, entren un Gobierno de España.
"Los partidos que somos constitucionalistas, el PP, Ciudadanos y el PSOE, al menos yo creo que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano olvidando intereses partidistas y personales para que los bolivarianos, los que no han dicho una sola verdad y los que ocultan el totalitarismo que llevan dentro vayan al Gobierno de España", ha señalado.
Aguirre se ha pronunciado así durante su visita a Fitur, en la misma línea que lo hacía horas antes durante su intervención en la Junta Directiva Regional del PP de Madrid, donde ha recordado que es algo que ya planteó tras las pasadas elecciones de mayo, cuando había que formar gobierno en el Ayuntamiento de Madrid, donde se presentó como candidata.
"Ahora, como en mayo, lo lógico es un gobierno de las tres fuerzas constitucionalistas: PP, PSOE y Ciudadanos, que sumarían 253 diputados y más de 16 millones de votos. Con los sacrificios, los que hagan falta, las concesiones, las que sean necesarias. Lo de menos es eso. Lo importante es un gobierno que sea capaz de dirigir la economía en la buena dirección", ha dicho.
En opinión de Aguirre, "ahora, en España, la situación es muy similar" a la que se vivió en el Ayuntamiento de Madrid tras las elecciones de mayo, y ha defendido que se haga lo mismo que propuso ella entonces cuando a pesar de ser la fuerza más votada llamó a un pacto a tres para evitar la llegada de Ahora Madrid a la Alcaldía.