Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre cree que Rato, "desde que dejó el FMI, no ha estado acertado"

Esperanza Aguirre llega a los juzgadosGTRES

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha confesado que le "duele" ver al expresidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, en la situación en la que está --hoy termina el plazo para abonar las fianzas de responsabilidad civil que le impuso el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga las supuestas tarjetas opacas-- y ha opinado que "desde que dejó el Fondo Monetario Internacional (FMI) no ha estado acertado".

Aguirre ha señalado que la decisión de Rato de abandonar temporalmente la militancia del PP es "lo mejor para el partido y para él".
Tras asegurar que comprende que la ciudadanía esté "indignada" por el escándalo de las tarjetas, la presidenta del PP de Madrid ha trasladado sus críticas al también expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. "Pretende decir que (las tarjetas opacas) vienen de Jaime Terceiro", cuando estuvo al frente de la entidad, lo que ha calificado de "manifiestamente incierto".
Aguirre ha detallado, en una entrevista en RNE, que ella estuvo en la Caja durante cuatro meses, desde finales de 1995, tras constituirse la Corporación municipal, hasta marzo de 1996, cuando se celebraron elecciones generales. "No tuve tarjeta o, si la tuve, no la usé", ha aseverado, para detallar que el límite que tenían era de 600 euros, que la media de gasto de los consejeros no llegaba a los 300 y que se destinaba a transporte fundamentalmente.
En esa época, el entonces presidente de la entidad "ganaba 108.000 euros y cuando se fue percibió cero euros de indemnización" frente a Blesa, que llegó a ganar "3,2 millones de euros". Otra diferencia que ha destacado es que se ha sabido que ahora había "algunos señores que tenían seis o siete tarjetas", lo que vendría a suponer que se las cedían a otras personas porque se registraron gastos en distintas localidades.
Para Aguirre la clave es "ver quién transformó el sistema de tarjetas de Caja Madrid" en algo "opaco" que se contabilizaba en la cuenta de quebrantos o de errores informáticos. También ha remarcado que en todas las instituciones en las que ha estado "nunca" ha permitido que hubiera tarjetas.
Y es que cree que cada uno con su dinero es "más consecuente" ya que "duele más" gastar lo propio. Con humor ha contado que tiene tarjetas personales, la Visa y la American Express. "Las utilizo muchísimo pero con mi dinero", ha bromeado.