Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre se disculpa por carta ante Serrano tras el incidente del micrófono abierto

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha remitido una carta al Defensor del Contribuyente de la capital, Fernando Serrano, en la que se disculpa por sus palabras de la semana pasada en las que, traicionada por un micrófono abierto, se congratulaba por haber "tenido la suerte de poder darle un puesto a IU y quitárselo al 'hijoputa'" en relación a Caja Madrid.
Según informaron fuentes del Gobierno regional, la misiva tiene carácter personal y está fechada ayer, 3 de febrero. En ella, la presidenta madrileña pide perdón directamente a Serrano, a pesar de que el viernes ya se disculpó públicamente.
Durante los últimos días la jefa del Ejecutivo autonómico no ha dicho en ningún momento que con el exabrupto se refiriera a Serrano, ya que sólo ha comentado que el insulto iba dirigido a "un consejero de la entidad". Por ello, ésta es la primera vez que Aguirre reconoce que con el epíteto quería hacer alusión al Defensor del Contribuyente del Consistorio. Asimismo, fuentes municipales que Serrano recibió la carta esta mañana y, aunque eludieron comentar el contenido de la misma por tratarse de algo "personal", sí confirmaron que en ella Aguirre se disculpaba con el responsable municipal.
Días antes de las palabras de Aguirre, se conoció el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, se enfrentaba a un año de suspensión de militancia por arremeter contra la presidenta autonómica en una entrevista debido a la actitud que estaba manteniendo en Caja Madrid. De la misma forma, hubo voces que llegaron a pedir una sanción para Aguirre por atacar a un compañero de partido. En este sentido, fuentes del PP de Madrid recordaron que Serrano no es afiliado ni militante de la formación.
Más de un año de conflicto
El desencuentro de Serrano con las autoridades autonómicas se remonta a hace más de un año cuando, el 16 de enero de 2009 y en medio del turbulento proceso de renovación de los órganos de dirección de Caja Madrid, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, consiguió que fuera elegido ante notario presidente de la Comisión de Control, desbancando así al aguirrista Pablo Abejas.
Sin embargo, la reunión en la que se produjo el cambio fue de gran tensión, especialmente cuando el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, decidió abrir un expediente sancionador al Defensor del Contribuyente por incompatibilidad de sus cargos. El Ayuntamiento aseguró entonces que sus servicios jurídicos ya habían analizado el caso, sin encontrar ningún signo de anomalía, y el mismo día fuentes municipales aseguraron que Serrano ya había escrito una carta de renuncia a su cargo municipal.
No obstante, Abejas pidió a Serrano que se marchara de la reunión en la que había sido elegido y, al negarse éste, el 'aguirrista' decidió suspender el encuentro, abandonando el lugar con los otros cinco consejeros que le habían respaldado y no dando por válida la elección. Las siguientes jornadas fueron un cúmulo de declaraciones e incertidumbre sobre quién presidía realmente dicho órgano, fundamental en todo el proceso de elecciones internas dado que la Comisión de Control estaba llamada a tener un papel clave a la hora de definir qué normativa se debía aplicar en la sucesión de Miguel Blesa.
Para solucionar este tipo de desencuentros, la Comisión de Control acordó abordar solamente cuestiones ordinarias de la entidad y no entrar en la polémica respecto a la Ley vigente o el proceso electoral de renovación de cargos. En julio, la dirección nacional del PP puso orden entre sus filas y optó por consensuar una lista única para la entidad financiera que encabezara Rodrigo Rato.
Contentos los gallardonistas y los aguirristas, se consiguió pactar el número de representantes de PP, PSOE e IU, así como de los sindicatos, en los diferentes órganos. Sin embargo, a principios de año Serrano se quedó fuera de la comisión de control de la caja y en su lugar repitió el representante de IU Rubén Cruz Orive.